El mundo según Hannah Arendt | Punto de Vista Editores
Cart 0
hannah-arendt-cub-510x652

El mundo según Hannah Arendt

Traducción de Laura Alonso Padula

Dimensiones: 14×21 cm
Encuadernación: Rústica con solapas
ISBN: 978-84-16876-04-4
Nº de páginas: 330


Nota: Gastos de envío gratuitos solo para España.

21,90 

Peter Venmans (Ostende, 1963), ensayista de reconocido prestigio, hace un recorrido por la trayectoria vital y académica de Hannah Arendt (1906-1975), la pensadora alemana de origen judío (posteriormente nacionalizada estadounidense) cuyos trabajos sobre teoría política se encuentran entre los más importantes del siglo xx.

El pensamiento de Arendt, en su constante búsqueda por entender la sociedad de su época, rechaza las doctrinas perfectamente acabadas y los marcos teóricos absolutos que encasillan la realidad, para centrarse en el estudio de la conciencia del individuo y su capacidad para juzgar y para actuar.
El ascenso del antisemitismo, la traición de intelectuales como Heidegger, la sociedad de masas y el siempre controvertido concepto de «la banalidad del mal» son algunos de los temas que preocuparon a la pensadora y de los que se ocupa Venmans en este prolífico ensayo.

Utilizada por unos y por otros, lo cierto es que la originalidad de su pensamiento y su rechazo de las etiquetas hacen de ella una pensadora imprescindible y difícil de clasificar. Cuarenta años después de su muerte, es ya un icono del pensamiento filosófico, político y moral.

Cualquiera que busque entender y anticipar la deriva de la política actual debe acercarse a Hannah Arendt, como un antídoto contra el populismo de derechas e izquierdas que se extiende por Europa y Estados Unidos, y para comprender mejor los mecanismos por los que las personas, en tiempos de incertidumbre, aceptan los argumentos excluyentes y las mentiras de los dirigentes políticos.

Prefacio

1. Cuestiones judías
Toma de conciencia
Rahel
Antisemitismo
Herzl – Lazare
Israel: ¿la última catástrofe?
En Jerusalén
Hannah se queda sin kadish

2. ¿Hija de Heidegger?
Una relación pasional
El caso Heidegger
Una apropiación irónica

3. Enajenación del mundo
Nosotros, los modernos
La tríada de la vida activa
Formas de enajenación del mundo

4. El mal
La aparición del mal radical
Lo novedoso del totalitarismo
El rostro de Eichmann
La banalidad del mal
Obediencia absoluta

5. Continuidad de Sócrates
Argumentos socráticos
La muerte de Sócrates
El Sócrates apolítico

6. El espíritu de Königsberg
Acusado de ingenuidad
El síndrome prusiano
Juzgar
Sentido común
Modo de pensar ampliado
Máximas

7. Estados Unidos
A propósito de dos revoluciones
Violencia
Crisis en la república: la mentira domina

8. ¿Liberal o conservadora?
Antiprogresista
La cuestión social
La cultura de la libertad
Derechos humanos
Conservadurismo

Últimas palabras
Cronología
Bibliografía

Prefacio

Si cada uno tuviese derecho a quince minutos de fama, podríamos decir que a Hannah Arendt le tocó vivir ese momento de gloria en 1951, inmediatamente después de la publicación de Los orígenes del totalitarismo. Este estudio en tres volúmenes sobre la historia del surgimiento del antisemitismo, del imperialismo y del totalitarismo en Europa en los siglos xix y xx obtuvo, si se tiene exclusivamente en cuenta el tema tratado, más atención en la prensa estadounidense de la que cabría esperar. Una ilustración del rostro de Arendt con un cerco de alambres de púa de fondo y un par de siluetas borrosas apareció en la portada de The Saturday Review of Literature del 24 de marzo. La reacción de Arendt ante este éxito inesperado fue sarcástica e irónica. En una carta a sus amigos Gertrud y Karl Jaspers escribe: «me he convertido en chica de portada por una semana» y «me topo con mi imagen en todos los quioscos de revistas»; de hija de vecino pues, a chica de portada. Arendt desconfiaba de la fama, sabía que era pasajera y que se basaba en malas interpretaciones. Las razones por las que se elogiaba Los orígenes del totalitarismo eran erróneas, principalmente porque se pensaba que se trataba de un típico libro sobre la guerra fría, dirigido contra la Unión Soviética y en defensa de la democracia liberal de los Estados Unidos. Sin embargo, el propósito de Arendt era bien diferente: se proponía entender qué había ocurrido realmente durante el nazismo en Alemania.
Incluso años más tarde, cuando fuera una celebrada profesora y conferencista, y recibiera premios prestigiosos, seguiría conservando su desconfianza hacia el éxito internacional y manifestando sus reservas hacia el reconocimiento por el que atravesaba. En 1975, el año de su muerte, al recibir el Premio danés Sonning por su contribución a la civilización europea dijo: «Nada en nuestro mundo es más efímero, menos estable y sólido que esta forma de éxito que trae la fama; nada llega más rápido y más fácil que el olvido. Las máscaras o roles que el mundo nos asigna y que debemos aceptar o incluso adquirir si es que queremos de algún modo participar en el drama del mundo, son intercambiables; no son inalienables en el sentido en que lo son los “derechos inalienables”, y no son un complemento fijo a nuestro interior en el sentido en que la voz de la conciencia, como cree la mayoría de la gente, es algo que el alma humana lleva continuamente consigo».
La idea de que el «yo» esté disociado del rol que desempeñamos, de que tengamos un «alma» —por más anticuado que suene— que no debemos dilapidar, ilustra la prudencia con que Arendt se relacionaba con el mundo. Tenía especial dificultad con los medios masivos de comunicación modernos, casi no concedía entrevistas y, de hecho, se conservan muy pocos registros visuales de ella. Por su temperamento y educación, Arendt estaba indudablemente más preparada para ser una filósofa contemplativa que una figura mediática. Siendo aún una niña, Hannah Arendt se dio cuenta, relativamente pronto, de que su verdadera pasión era la filosofía. Fue a estudiar con uno de los grandes filósofos alemanes del momento, es decir, Martin Heidegger, unos años antes de que este publicara Ser y tiempo. Entre ellos surgió una relación amorosa y una amistad a menudo trabajosa que duraría toda la vida y que se dio a conocer públicamente solo después de la muerte de ambos. El choque entre la vieja Europa y la modernidad de los Estados Unidos también tuvo impacto sobre su persona. Con su sensibilidad europea y sus buenos modales, no se sentía cómoda con el trato informal que se profesaba en los campus universitarios, así como tampoco compartía la confianza en el progreso y el optimismo de muchos estadounidenses.
Los sentimientos de extrañamiento y desarraigo de Arendt tienen su origen biográfico en sus experiencias de refugiada. Cuando publicó Los orígenes del totalitarismo tenía cuarenta y cinco años y hacía dieciocho que vivía como apátrida en los Estados Unidos. Había crecido en Königsberg, Prusia Oriental, como hija de padres judíos asimilados y se había visto confrontada a la pérdida desde temprano. Las muertes de su abuelo y de su padre se sucedieron en un breve lapso, cuando ella tenía seis años. Pero también la historia del mundo pasó como un torbellino sobre su infancia. Cuando estalló la Primera Guerra Mundial, la familia Arendt tuvo que escapar del avance de las tropas rusas, pudiendo volver a Königsberg solo algunas semanas después.
Este primer contacto con el peligro no significó nada en comparación con lo que aún le tocaría vivir. De estudiante experimentó en carne propia cómo el siempre latente antisemitismo de Alemania comenzaba a crecer bajo la acción del nacionalsocialismo. Lo que en su infancia apenas había sido un tema de conversación se convirtió, de repente, en una actualidad apremiante: por primera vez, Arendt se veía confrontada al irremediable hecho de haber nacido judía. A partir de esta experiencia extrajo la conclusión de que ella, en cuanto que judía, también tenía que defenderse. Y sin llegar a convertirse nunca en miembro efectivo de la organización, encontró amparo en los alemanes sionistas. Arendt se puso a trabajar con ellos en la resistencia contra los nazis; trabajo por el que sería arrestada e interrogada por la Gestapo en 1933. Cuando al cabo de una semana la liberaron, se marchó, como muchos otros, a Francia donde, si bien el antisemitismo también estaba muy presente, se sintió más a salvo durante algún tiempo.
Finalmente también fue detenida en Gurs, en el sur de Francia, pero esta vez no por judía sino por alemana y esto ocurría, paradójicamente, al mismo tiempo que las leyes de Núremberg le quitaban la ciudadanía alemana. Con un poco de suerte Arendt pudo escapar del campo de concentración y en 1941 se embarcó en uno de los últimos barcos hacia Estados Unidos, país en el que pasaría el resto de su vida aunque volviera regularmente a Europa. En Estados Unidos publicaría, impartiría clases y llegaría a ser una reconocida intelectual. Sin embargo, de una u otra manera siempre conservaría la sensación de ser una displaced person (persona desplazada). Dos veces se había salvado por muy poco de lo peor, dos veces eligió el exilio, se desvaneció el suelo bajo sus pies y tuvo que empezar de nuevo: aprender una nueva lengua, buscar trabajo, crear un nuevo círculo social.
Fue en los Estados Unidos cuando empezó a darse cuenta realmente de la magnitud de lo que estaba ocurriendo en Europa. Recibió las primeras noticias sobre la existencia de campos de concentración en el otoño de 1943. El descubrimiento la conmocionó de tal manera que le llevaría años dar con las palabras —hasta el momento, de hecho, en que escribió el último tomo de Los orígenes del totalitarismo— para nombrar este descubrimiento. Incluso en ese momento su consternación aún no había desaparecido: su concepto de «mal radical» refiere a un acontecimiento tan drástico que apenas puede entenderse racionalmente.
Al igual que 1933 (con la llegada de Hitler al poder, el incendio del edificio Reichstag) y 1943 (las noticias sobre los campos de concentración), el año 1961 también significó una experiencia imborrable en la vida de Arendt. Ese año fue a Jerusalén como corresponsal para presenciar una parte del juicio a Eichmann. Por primera vez se encontró cara a cara con uno de los más grandes criminales de guerra del Tercer Reich. Esta confrontación la llevó a reformular su noción de mal radical en «banalidad del mal»: Adolf Eichmann no se veía como el diablo en persona, sino como un funcionario pálido e irreflexivo que sostenía haber hecho tan solo su trabajo. La virulenta y altamente emotiva controversia en torno a su libro Eichmann en Jerusalén (1963) le hizo recordar a Arendt, una vez más, cuán difícil podía ser la relación con el mundo cuando incluso los más próximos te dan la espalda por haber tenido el coraje de escribir las cosas tal y como las experimentas. Cuando después de la polémica en torno al libro sobre Eichmann, Arendt se ocupara de cuestiones que consideraba como las más urgentes —es decir, las cuestiones filosóficas del pensamiento, la voluntad y el juicio— este gesto sería visto por los comentaristas como una capitulación o una retirada del mundo. De hecho, es una visión equivocada: la aparición póstuma de La vida del espíritu es, justamente, un laborioso intento por restablecer contacto con el mundo partiendo de la tradición filosófica.
La paradoja es que la actitud de reserva de Arendt ante un mundo amenazador, fundada en elementos biográficos, va de la mano con una ponderación teórica por la existencia pública. La, a primera vista, mujer intelectual, fría y distante que al final de su vida escribe un libro con el título La vida del espíritu resulta ser en sus escritos una de las más grandes defensoras de la vita activa (así se titulaba originalmente su segundo libro, La condición humana, de 1958). No quería que la denominaran filósofa, sino pensadora política. El amor mundi, amor por el mundo, forma el núcleo de este pensamiento. Quizá, después de todo, su mayor descubrimiento haya sido que la dignidad humana no consiste en el mero cuidado del interior de cada uno, sino que tiene que ver también con la posición que alguien adopta en el mundo, entre terceros. Solo en el mundo, en el contacto con otros, en esencia diferentes unos de otros pero, desde el punto de vista político, personas completamente iguales, una persona se vuelve «alguien», puede adquirir la dignidad que eleva la vida por la pura satisfacción de las necesidades biológicas. De lo que un hombre es capaz lo determinan sus actos y palabras; actividades que presuponen y crean a la vez un espacio público. Crucial en ello es la facultad del juicio, que nos permite orientarnos en el mundo.
Para Arendt «mundo» era sinónimo de la dimensión política de la existencia: no desarrolló una metafísica de la existencia, ni una «ontología fundamental» como su antiguo maestro Heidegger, sino que ponía todo el énfasis en la politeia, esto quiere decir: el comportamiento político de gente responsable en situaciones históricas concretas. Su descubrimiento del mundo tiene amplias consecuencias, y no solo para los filósofos que ya no pueden permitirse permanecer aislados en sus torres de marfil. Arendt consideraba que no era el individuo, el filósofo o el consumidor quien formaba el núcleo del ser humano, sino el ciudadano. Este supuesto es controvertido porque va en contra de la extendida idea, esencialmente liberal, de que en la sociedad hay siempre un exceso de política y que por ello la libertad del individuo debe ser protegida contra toda forma de injerencia. Por el contrario, Arendt se sentía orgullosa del hecho de no ser un mero individuo, sino también una ciudadana que contaba con la protección de las leyes de un país y de esta manera tenía el derecho a tener derechos y el derecho, si lo quisiera, a ejercer la política. Cuando después de mucho esperar, en 1951 le concedieron la ciudadanía estadounidense, el acontecimiento le pareció mucho más importante que el efímero éxito mundano, ese mismo año, de Los orígenes del totalitarismo.
Para Arendt, amor mundi no solo implica un orgullo ciudadano, sino también agradecimiento por todo lo dado y, en definitiva, felicidad; siendo esta una forma de felicidad siempre vinculada a la libertad política con la posibilidad de implicarse en la vida pública. Este entusiasmo se remonta a sus experiencias en los Estados Unidos. Llegó a Nueva York en 1941 huyendo de un continente donde ambos totalitarismos, el nacionalsocialismo en Alemania y el estalinismo en la Unión Soviética, habían devastado casi por completo la vida política. Hannah Arendt no había consentido pasivamente, sino que bien o mal se había defendido de la opresiva barbarie. En la resistencia descubrió el sentimiento de solidaridad que puede dar sentido a una vida pero, importante y todo como fuera este sentimiento de resistencia, fue en los Estados Unidos donde Arendt realmente descubrió lo que significaban la libertad política y la «felicidad pública»: es decir, el espacio que se concede a los ciudadanos y del que hacen uso ávidamente para entrometerse en los avatares de la república. Arendt quedó enseguida impresionada por el civismo estadounidense, lo que la llevó a incluir en su libro Sobre la revolución (1963) un interesante estudio sobre una tradición que, según ella, debía su existencia a los Padres Fundadores de los Estados Unidos. Por el resto, su fervor republicano no le impedía emitir una crítica aguda sobre todo tipo de acontecimientos alarmantes que ocurrían en la sociedad estadounidense de los años cincuenta, sesenta y setenta que, sin embargo, hacía con plena conciencia de la fuerza que posee la tradición revolucionaria. En tiempos de crisis (la guerra fría, los violentos años sesenta, los disturbios raciales, Vietnam, Watergate) millones de estadounidenses habían demostrado que el espíritu de la Revolución estadounidense seguía vivo.
La paradoja entre la necesidad de una distancia filosófica y el compromiso político, entre el amor por el pensamiento solitario y el amor mundi, entre su defensa de la privacidad y su oda por la aparición pública, forma una base constante en la obra de Hannah Arendt. La paráfrasis que hace de Lessing podría aplicarse a ella misma también: «nunca ha encontrado, ni tampoco ha querido encontrar, el equilibrio con el mundo y el espacio público y, sin embargo, siempre y a su manera ha sentido una obligación de cara al mundo».
Esta paradoja no siempre fue bien entendida, lo que además es válido para toda una serie de paradojas que atraviesan el trabajo de Arendt. Sustancialmente ambivalente era su posición en cuanto a su existencia judía; hasta cierto punto se sentía vinculada al sionismo, pero por otro lado no le gustaba el judaísmo. En filosofía fue leal a su maestro y amigo Heidegger sin llegar a convertirse en su epígona. Aborrecía y a la vez le gustaban fervientemente los Estados Unidos, era patriota pero no nacionalista, era anticapitalista pero no de izquierdas, revolucionaria y, sin embargo, conservadora. En sus escritos suena a menudo fatalista y culturalmente pesimista, aunque después de todo se muestra esperanzada.
Como estas hay aún más contradicciones aparentes. Los comentaristas las han señalado con frecuencia, calificando la metodología de Arendt de desordenada e imprecisa. Sin embargo, lo que se consideró una debilidad era a menudo una elección fundada en principios. Arendt tenía un profundo rechazo por las doctrinas perfectamente acabadas y por los marcos teóricos absolutos que encasillaban de una vez y para siempre la realidad, como era el caso de pensadores hegelianos o marxistas. Arendt prefería partir de experiencias o acontecimientos concretos que, por definición, eran rupturas de procesos históricos. Un acontecimiento ocurre inesperadamente, no se puede predecir y solo puede formar parte de una historia coherente viéndolo retrospectivamente. En su descripción de la historia, Arendt intentaba conservar lo puramente evenemencial, sin quedarse por ello en el nivel de lo particular, puesto que para esto era una pensadora fuertemente kantiana. Un acontecimiento adquiere sentido para los supervivientes en el momento en que se hace transmisible y adquiere, por lo tanto, cierto carácter de ejemplaridad. De esta manera, Arendt oscilaba constantemente entre lo particular y lo universal, entre la experiencia y la generalización de la noción, entre el acontecimiento y el concepto. La única modalidad que lo permite quizá sea el ensayo, el género literario en que la paradoja no se resuelve, sino que más bien se agudiza y en el que no se presenta un resultado, sino una manera de pensar.
Al que tenga la osadía de dar un panorama de este pensamiento oscilante y, por lo tanto, fluctuante no le queda otra opción que oscilar también. El mundo según Hannah Arendt presenta pues la doctrina filosófica o política de Arendt, si es que tal cosa existe. En ocho capítulos independientes intento demostrar la tensión que encierra su pensamiento, la obstinación que hace que sea tan difícil ubicarla en un partido, ideología o moda. El punto de partida es casi siempre una experiencia histórica o biográfica, siendo en los primeros cuatro capítulos experiencias negativas: el ascenso de una forma radical de antisemitismo (capítulo 1), la traición de intelectuales como Heidegger (capítulo 2), el completo extrañamiento en la sociedad de masas (capítulo 3), el mal en su expresión totalitaria (capítulo 4). El diagnóstico de Arendt coincide con el término que Bertolt Brecht había pensado para este período, es decir, «tiempos oscuros».
Después de un diagnóstico sigue, por lo general, un tratamiento, pero Arendt es una especialista muy particular. No cree en soluciones milagrosas. Una gran reconstrucción tampoco es una opción posible. Por un lado, el mal había sido demasiado radical pero, por el otro, Arendt se oponía por principios al pensamiento utópico que diseñaba planos cartográficos para una mejor sociedad futura. Era consciente de que lo mejor es el peor enemigo de lo bueno. En tiempos de crisis había que mantener, según ella, la mente fría y hacer honor al don del discernimiento. Antes que prescribir remedios, lo que hace es continuar con su diagnóstico, poniendo ahora especial interés en el potencial que, pese a todo, posee el hombre para dejar hablar a la conciencia (siguiendo el ejemplo de Sócrates, capítulo 5), para juzgar (siguiendo el ejemplo de Kant, capítulo 6), y para actuar conjuntamente (según la experiencia estadounidense, capítulo 7). El mundo según Hannah Arendt termina proponiendo una síntesis: a sabiendas de que no encaja por completo en ningún sitio, ¿dentro de qué constelación política se movía Arendt exactamente? (capítulo 8). Y, ¿cuál es la extraña actualidad inactual de su pensamiento? (epílogo «Últimas palabras»).

Peter Venmans (Ostende, 1963) es hispanista y filósofo. Ha escrito sobre literatura española y latinoamericana para los diarios Volkskrant y De Morgen y ha sido redactor de la revista literaria belga Yang. Entre sus ensayos más importantes, destacan: Sobre el significado de la utilidad. Un ensayo filosófico, 2008; La tercera parte del alma. Sobre thymos, 2011 y Amor Mundi: ¿cómo se llega a una relación significativa con el otro?, 2016. Ha sido finalista en varias ocasiones del Premio al Mejor Ensayo Socratesbeker y Jan Hanlo Essayprijs. El mundo según Hannah Arendt es su primer libro traducido al español.

Cubierta: Descargar

Ficha del libro: Descargar

Be the first to review “El mundo según Hannah Arendt”