Ilusorias

Las imágenes del poder

Prólogo de Carlos García Gual

 

 

[Disponible próximamente]

 

 

Dimensiones: 15×24 cm
Encuadernación: Rústica con solapas
ISBN: 978-84-128250-1-5
N.º de páginas: 384

29,90 

Enlaces

Ilusorias

Las imágenes del poder

Prólogo de Carlos García Gual

 

 

[Disponible próximamente]

 

 

Dimensiones: 15×24 cm
Encuadernación: Rústica con solapas
ISBN: 978-84-128250-1-5
N.º de páginas: 384

 

«Las imágenes del poder que aquí se evocan invitan a recorrer siglos de historia, y a repensar a fondo temas muy variados e inquietantes de larga y constante presencia a lo largo de la cultura y la Historia».
Carlos García Gual

«En general, los hombres juzgan más por los ojos que por la inteligencia, pues todos pueden ver, pero pocos comprenden lo que ven… Todos ven lo que tú (el gobernante) aparentas; pocos advierten lo que eres».
Nicolás Maquiavelo, El príncipe

«Gobernar es aparentar, porque el pueblo no lee los decretos, pero ve los actos».
Napoleón

 

Los mandatarios que han ejercido el poder desde la antigüedad han exhibido una apariencia pública que les distinguía de los gobernados. Si consideramos las imágenes en un sentido amplio —literarias y artísticas, pero también religiosas y políticas, materiales e imaginarias—, comprobaremos que reflejan los ideales de una época, el estado de apogeo o de decadencia de una civilización, así como la evolución temporal y espacial de los pueblos.

Todas las instituciones de los regímenes políticos necesitan imágenes simbólicas para ser aceptadas. Esas imágenes, junto con la cultura escrita, los medios de comunicación de masas —desde la imprenta hasta los audiovisuales— y la memoria, han formado parte de la política de persuasión. Las imágenes del poder son seductoras, imperativas e ilusorias. Seductoras porque nos persuaden con promesas de mejora vital para conducirnos por el camino que quiere seguir el político. Imperativas porque son la forma visual que emplean los poderosos para dar órdenes desde su mirada autoritaria. Ilusorias porque no son reales, sino ensueños de la imaginación que queremos creernos por falta de perspicacia o por conveniencia.

También te puede interesar