Nombre en clave: Trigon. La historia de cómo descubrí que mi padre era un agente de la CIA | Punto de Vista Editores
Cart 0
trigon-cub-510x652

Nombre en clave: Trigon. La historia de cómo descubrí que mi padre era un agente de la CIA

Dimensiones: 13,5×21 cm
Encuadernación: Rústica con solapas
ISBN: 978-84-16876-60-0
Nº de páginas: 162


Nota: Gastos de envío gratuitos solo para España.

15,90 

Tras años sin saber nada sobre la identidad de su padre y con una relación tormentosa con su madre, Alejandra Suárez se entera de que Aleksandr Ogorodnik, uno de los espías más importantes durante la Guerra Fría, contactado por la CIA en Bogotá y capturado por la KGB en Moscú, tuvo una relación con su madre y ella puede ser su hija. Hoy Alejandra trata de descubrir hasta el último detalle de la vida y la muerte de su padre, sus raíces, su familia y su historia, contra las barreras del tiempo, el idioma, la política y la memoria de su madre borrada por el alzhéimer.

«Resulta que, sin yo saberlo, mi existencia ha sido uno de los secretos mejor guardados de la Guerra Fría y que tanto mi madre como la CIA la ocultaron al mundo.»
Alejandra Suárez

«Después de publicar The Widow Spy (La espía viuda) le dije a mi esposo: “Mi peor momento será cuando la hija de Trigon aparezca frente a nuestra puerta. ¿Qué le diré yo sobre el destino de su padre?”. Y entonces, una mañana soleada, llegó el email. “Soy Alejandra Ogorodnikova, la hija de Trigon”. El resto de la historia se desarrollaría cuando Alejandra y yo nos encontrásemos cuatro meses después».
Martha Peterson, espía de la CIA y autora de The Widow Spy (2012) y del prólogo

Prólogo

Trigon conocía los riesgos que tomaba. Pero vivió su vida según sus propios términos. Aceptó realizar labores de espionaje para Estados Unidos en contra de su rodina Rusia. Era una persona con firmes creencias sobre el bien; sabía que el comunismo ruso estaba haciéndole daño a su país y a su gente.
Trigon y yo intercambiábamos paquetes cargados con secretos de estado de la URSS en las noches de Moscú, entre las sombras de los árboles de los parques, en las torres sobre los puentes de ferrocarril, tras peñascos en bosques cubiertos de nieve. Aún así, nunca nos conocimos. Atravesamos la noche conscientes de los peligros de los oficiales de la KGB, que podrían estar al acecho. Él nunca faltó a un intercambio aunque tuviera la oportunidad. Tal era su compromiso con su singular misión de hacer de este país un lugar mejor.
Trigon tampoco sabía que su relación con una encantadora mujer de Madrid daría como resultado una hija a la que no podría jamás conocer o amar. Mucho después de mi retorno a EE. UU., me preguntaría qué sucedió con el paso de los años con esa niña y su madre. No era capaz de saberlo debido a la compartimentación de los archivos secretos.
Después de publicar La espía viuda le dije a mi esposo: «Mi peor momento será cuando la hija de Trigon aparezca frente a nuestra puerta. ¿Qué le diré yo sobre el destino de su padre?».
Y entonces, una mañana soleada, llegó el email. «Soy Alejandra Ogorodnikova, la hija de Trigon». El resto de la historia se desarrollaría cuando Alejandra y yo nos encontrásemos cuatro meses después.
Martha Peterson

Alejandra Suárez nació en Madrid y vive en Tenerife. Licenciada en Biología molecular por la Universidad Complutense de Madrid. Trabaja en la industria farmacéutica.

Cubierta: Descargar

Ficha del libro: Descargar

Be the first to review “Nombre en clave: Trigon. La historia de cómo descubrí que mi padre era un agente de la CIA”