Mujeres silenciadas en la Edad Media | Punto de Vista Editores
Cesta 0
portada1

Mujeres silenciadas en la Edad Media

Dimensiones: 14×21 cm
Encuadernación: Rústica con solapas
ISBN: 978-84-15930-87-7
Nº de páginas: 182

Cómpralo en digital


Nota: Gastos de envío gratuitos a nivel mundial.

16,90 

Los siglos medievales fueron tiempos difíciles para las mujeres. La misoginia y los prejuicios tanto de eruditos laicos como de los poderosos hombres de Iglesia no se lo pusieron nada fácil a aquellas mujeres que soñaron con desarrollar sus dotes intelectuales o artísticas y saltar el constreñido muro de sus hogares. Para ellas solamente existían dos caminos, ser esposa y madre o entrar en un convento. En ambos casos se les exigía discreción y sumisión. Pero existieron mujeres que decidieron arriesgarse y escoger otra senda distinta. Es de estas mujeres de las que trata la obra, un libro que pretende recuperar las biografías de algunas de ellas y romper con un silencio larga e injustamente impuesto.

Mujeres silenciadas en la Edad Media hace primero una reflexión sobre el mundo en el que les tocó vivir, una sociedad en la que los modelos que imperaban eran la Eva bíblica, causante de todo el mal, y María, la madre de Dios y redentora del mundo.

Es este un viaje al mundo de las catedrales, a los tiempos en los que nacen las universidades, un recorrido por un tiempo en el que Europa empezaba a despertar en sus ciudades, donde el comercio iniciaba un lento pero inexorable avance hacia el mundo moderno. Pero es un viaje hecho de la mano no de los hombres, sino de las mujeres. De aquellas que aquéllos quisieron arrinconar y que, en algunos casos, no lo consiguieron.

Sumario

Biografía del autor
Introducción. Cuando se abrió la ventana…
1. La oscura Edad Media, ¿más oscura para las mujeres?
2. Vieja y nueva política
2.1 La hija de Eva
2.2. Esposas y madres
El modelo de María. Representaciones marianas
La esposa sumisa
La madre abnegada
Manuales para las buenas esposas
2.3. Religiosas
Los primeros cenobios femeninos
El poder de las abadesas
Las monjas recluidas
2.4. La mujer escondida. La mujer real
3. Lo que quisieron ser las mujeres (y algunas consiguieron)
3.1. Hildegarda de Bingen. ¿Una renacentista en la Edad Media?
La historia de Hildegarda
La teología y la mística de Hildegarda
La monja sanadora, del cuerpo y el alma
Música celestial, versos divinos
El idioma de Hildegarda
La grandeza de Hildegarda larga (e injustamente) silenciada
3.2. Escritoras
Cristina de Pizán. ¿Una feminista en la Edad Media?
Otras voces femeninas (y feministas)
El teatro educativo de Hroswitha de Gandersheim
Las madres que escribieron para sus hijos
Una enciclopedia en plena Edad Media
Las cartas de Eloísa (y Abelardo)
La historia escrita por mujeres
Al-Andalus ¿un oasis de libertad femenina?
La osadía de las féminas medievales (empieza a vislumbrarse)
3.3. Trovadoras
3.4. Místicas
Las místicas de Helfta
Aprendiendo a amar a Dios
La mística hereje: Margarita Porete
3.5. Iluminadoras
3.6. Compositoras
3.7. Doctoras, matronas y sanadoras
El misterioso cuerpo femenino. La mujer como paciente
El milagroso cuerpo femenino. La mujer como matrona
Más allá de las prácticas obstétricas
Cuando una mujer quiso ser doctora. El caso de Jacoba Félicié
La escuela de Salerno y la controvertida existencia de Trótula
La medicina hildegardiana
3.8. Brujas y herejes
La bruja mítica
La bruja real
3.9. Abadesas, santas y beguinas
Las Madres del Desierto
Abadesas, o señoras feudales
Las mujeres a la sombra de las órdenes mendicantes. El caso excepcional de Santa Clara de Asís
La originalidad monacal de las beguinas
3.10. Constructoras
4. El camino heredad
Agradecimientos
Bibliografía

Introducción. Cuando se abrió la ventana…

Cuando era pequeña, me apasionaban las clases de historia. La Edad Media era mi época favorita. Aún recuerdo aquella pirámide en la que pintábamos a los campesinos en la base, los caballeros y clérigos en el medio, los reyes en la cima. Imaginábamos hombres sobre caballos, armados con largas lanzas, monjes rezando en bucólicos claustros, reyes con ricas testas coronadas. Pero, ¿y las mujeres? En aquel entonces, hace ya unas décadas, lo cierto es que no me lo planteé. Aparecía alguna damisela con aquellos cucuruchos estrafalarios en la cabeza y hermosos trajes que imitábamos en casa con viejas telas de cortina.

Pasados los años, en una revista de historia medieval, me topé con una mujer, ataviada también con aquellos gorros extraños, acompañada de otras tantas damas. Eran ilustraciones de La ciudad de las damas, aquella gran obra precursora del feminismo (¡en plena Edad Media!) escrita por Cristina de Pizán, considerada la primera escritora profesional de la historia y de quien tendré ocasión de hablar.

Por aquel entonces ya había descubierto nombres propios femeninos medievales como las archiconocidas Leonor de Aquitania o Juana de Arco. Pero Cristina me abrió una ventana a su ciudad de las damas… y a una gran cantidad de preguntas. Leonor fue reina, Juana una santa. Roles estereotipados de las mujeres en la Edad Media. Pero, en un mundo en el que el 90% de la población era campesina; donde las mujeres vivían a la sombra de padres, maridos o clérigos; un tiempo en el que el analfabetismo era aún, si cabe, más extendido entre las campesinas, ¿cómo podía ser que una mujer, viuda y sola, hubiera conseguido vivir de la palabra escrita, y en el siglo XIV?

Cristina de Pizán fue sólo el principio. Tras ella encontré otros nombres propios como Hildegarda de Bingen, Sabine von Steinbach, Jacoba Felicié, Beatriz de Día, María de Francia, Matilde de Magdeburgo, Catalina de Siena, Brígida de Suecia, Alice Kyteler, Gertrudis de Hefta, En Depintrix… No está mal para un tiempo en el que nacer mujer suponía llegar a un mundo de encierro, ya fuera en el hogar o el monasterio. Junto a estos y otros nombres propios que iré desvelando para aquellos que quieran acompañarme en este relato, descubrí que las mujeres habían sido, también, constructoras, albañiles, trovadoras, iluminadoras, escritoras, médicas… que algunas habían participado en actividades reservadas a los hombres; que otras habían conseguido incluso el aplauso de ellos; a pesar de que también las hubo que perdieron su vida por conseguirlo.

Sandra Ferrer Valero (Barcelona, 1976) se licenció en Periodismo en la Universidad Autónoma de Barcelona e inició posteriormente estudios de Historia en la UNED. Trabaja en el mundo de la comunicación y el marketing digital pero en sus ratos libres se dedica a la historia, una de sus grandes pasiones. Desde hace más de cinco años gestiona un blog dedicado a la historia en femenino (www.mujeresenlahistoria.com) y colabora en la revista Clío Historia.

Cubierta: Descargar

Ficha del libro: Descargar

Se el primero en escribir un comentario para “Mujeres silenciadas en la Edad Media”