Literatura y escena. Una historia del teatro español | Punto de Vista Editores
Cart 0
literaturaescena-cub-510x652

Literatura y escena. Una historia del teatro español

Dimensiones: 15×23 cm
Encuadernación: Rústica con solapas
ISBN: 978-84-16876-59-4
Nº de páginas: 476

Este libro ha recibido una ayuda a la edición del Ministerio de Cultura y Deporte


Nota: Gastos de envío gratuitos solo para España.

25,00 

La historia del teatro es un recorrido por la historia de la literatura, de la cultura y el arte en sus diversas manifestaciones, de las emociones, de las ideas y de las sociedades humanas, básico para comprender la evolución de estas desde sus orígenes hasta nuestros días. Incluso la ausencia del teatro o su declive sirven para retratar una sociedad.

El patrimonio teatral legado por España forma parte, y constituye una manifestación privilegiada, de esta historia común –nos referimos, básicamente, a la historia europea y de Occidente– a la que pertenecen tanto la herencia grecorromana como el teatro francés, inglés o italiano, entre otros, a los que tanto debe nuestra escena y a los que tanto hemos enriquecido asimismo con nuestra literatura dramática.

A tenor de cuanto acabamos de decir, este libro aspira a ser una herramienta de consulta para estudiosos y amantes del teatro español en general, desde investigadores especialistas en la materia a estudiantes universitarios, gentes del teatro y cualquier persona culta que quiera refrescar conocimientos o adquirirlos nuevos. El autor confía en haber escrito además un texto capaz de leerse de principio a fin como si se tratara de un ameno y excitante ensayo, no solo atractivo por su contenido, sino también por su forma.

«José Luis González Subías transmite […] en toda su obra, un acercamiento vital y directo con los materiales que analiza y clasifica. Habla de algo que le gusta, al margen de las diferencias de calidad entre las obras a las que se está refiriendo; y eso hace que su trabajo sea, además de una historia del teatro, una obra en defensa del teatro, no solo como valor cultural esencial en la historia de la humanidad, sino lo que para mí, como creador, es mucho más importante: como jardín del espíritu, como placer para vivir y como medicina del alma.»
José Luis Alonso De Santos

Prefacio

A modo de prólogo

1. Orígenes del teatro español: del teatro religioso al teatro profesional

Los inicios del teatro en la Europa medieval
Teatro y religión en la España de la Edad Media
Juan del Encina y el nacimiento del teatro español
Otros dramaturgos del reinado de los Reyes Católicos: Lucas Fernández, Torres Naharro y Gil Vicente
La dramaturgia renacentista española

2. Lope de Vega y el nacimiento del teatro clásico español

La creación de un teatro nacional
La representación teatral en el siglo XVII
Lope de Vega y el Arte nuevo de hacer comedias

3. El Barroco teatral

El teatro palaciego y cortesano
Calderón de la Barca y su obra dramática
La escuela calderoniana: entre Rojas Zorrilla y Agustín Moreto

4. La ilustración a escena: el teatro en el siglo XVIII

Pervivencia y evolución del teatro barroco en el siglo XVIII: el teatro popular
Ramón de la Cruz y los géneros «menores» en la escena dieciochesca
El teatro musical
El teatro neoclásico en España
El sentimentalismo en escena: la comedia lacrimosa o sentimental
Leandro Fernández de Moratín (1760-1828) y su «fórmula» dramática

5. La revolución burguesa en el teatro: la escena romántica española

La escena española en las primeras décadas del siglo XIX: hacia un nuevo paradigma teatral
La eclosión del Romanticismo en la escena
El teatro español a finales del reinado de Isabel II

6. Entre la industria y el arte: el esplendor de la industria teatral española a finales del siglo XIX y en las primeras décadas del XX

Una industria llamada teatro
El teatro español a finales del siglo XIX
Entre tradición y vanguardia. La escena española en las primeras décadas del siglo XX
Dos iconos para un siglo: Ramón María del Valle-Inclán y Federico García Lorca

7. El teatro español durante el franquismo

Teatro del exilio
El teatro del régimen: didactismo moral y diversión al servicio de la burguesía
El teatro comprometido: entre Buero Vallejo y Alfonso Sastre
El teatro divergente de la generación del 50 o del medio siglo
Del teatro de cámara al teatro independiente

8. La escena española en las últimas décadas

Panorama general sobre la situación del teatro en la España democrática
Los autores de la Transición
Las nuevas voces de la dramaturgia española finisecular

Bibliografía

Índice onomástico

Prefacio

El valor de una civilización, y de las naciones, se mide y refleja en el nivel cultural alcanzado por estas, visible en el patrimonio legado a la humanidad para su disfrute y desarrollo. Dentro de este patrimonio descuellan con especial relevancia las producciones artísticas; y, entre ellas, las literarias, pilar sobre el que se sostienen a un tiempo las ideas y el arte, en una simbiosis perfecta, idónea para el cultivo (=cultura) de las más altas potencialidades del ser humano. El teatro, como género literario y espectáculo nacido con los orígenes mismos de la civilización y la cultura, a la que es inherente, constituye quizá la manifestación artística más completa protagonizada por el hombre, quien se convierte en instrumento de la propia obra —siendo obra, él mismo, autónoma y autosuficiente—, a la que presta su cuerpo, su voz, su intelecto y sus emociones, a partir normalmente de un texto previo que constituye, a su vez, una obra distinta, literaria.
La historia del teatro es pues, a un tiempo, un recorrido por la historia de la literatura, de la cultura y el arte en sus diversas manifestaciones, de las emociones, de las ideas y de las sociedades humanas, básico para comprender la evolución de estas desde sus orígenes hasta nuestros días (incluso la ausencia del hecho teatral o su declive sirven para retratar una sociedad); y recoger el rastro de dicha manifestación humana supone una honrosa tarea que todo historiador —también de la literatura y el teatro— debe sentirse orgulloso de poder realizar. No cabe duda de que el patrimonio teatral legado por España forma parte, y constituye una manifestación privilegiada, de esta historia común —nos referimos, básicamente, a la historia europea y de Occidente— a la que pertenecen tanto la herencia grecorromana como el teatro francés, inglés o italiano, entre otros, a los que tanto debe nuestra escena y a los que tanto hemos enriquecido asimismo con nuestra literatura dramática. Aventurarse a escribir —y leer— una historia del teatro español es realizar un recorrido por la historia cultural de esta nación y de sus gentes, adentrándose en los gustos estéticos, costumbres y avatares de la sociedad española durante más de quinientos años, que arroja sobre nosotros la imagen de lo que fuimos y el camino trazado hasta llegar a lo que hoy somos.
Ahora bien, aceptando la importancia y la necesidad de una obra de estas características, cabría preguntarse qué sentido tiene ofrecer una nueva historia del teatro español cuando ya se han escrito tantas desde el siglo xix hasta nuestros días. En primer lugar, es un hecho que este tipo de obras nunca puede dejar de escribirse, tanto por la obviedad de que cada día se añade un peldaño nuevo al recorrido diacrónico de la existencia como por la inevitable —y necesaria— revisión de un legado sujeto a los conocimientos y gustos de unas personas —críticos, estudiosos, literatos— que fijaron y trazaron el camino al que han venido a sumarse, con el tiempo, otras voces que han seguido hollando los pasos de quienes los precedieron, añadiendo a su vez a estos sus propios gustos y conocimientos personales. A pesar del canon que el propio peso de la historia va construyendo, generando un corpus academicista del que resulta difícil escapar, siempre es posible tratar de ofrecer una voz distinta, ajena a los dictámenes de la costumbre y la obligatoria cita, para acercarse a las fuentes originales —esto es, los textos— y emitir una opinión crítica y virgínea, no contaminada por el poso de opiniones previas. Este sistema es el que he tratado de seguir en una obra que, aprovechando los criterios de Punto de Vista Editores, editorial destinada a la publicación de libros de alta divulgación, ha sido confeccionada sin la necesidad de incluir el aparato crítico que acompaña —y se exige— a las obras del ámbito académico. Salvo algunas ideas básicas de carácter general para construir el discurso diacrónico del libro, coincidentes con las ya vertidas en otros muchos estudios de esta índole —ofrezco una bibliografía básica al final del libro—, la aportación más importante de la obra se halla en el trazado personal de esta, pergeñado desde una visión unitaria y homogénea que va construyendo todo un entramado de interrelaciones a lo largo de los diferentes capítulos, solo posibles en un texto construido desde una sola voz; en los análisis personales de multitud de piezas dramáticas, algunas de las cuales se analizan por primera vez aquí; así como en el detenimiento en algunos autores a los que habitualmente no se ha dado mucho espacio en otras historias del teatro, y la inclusión de interpretaciones, afirmaciones y conclusiones relacionadas con el hecho escénico, la literatura, la sociología, la
cultura o la política —especialmente en los últimos capítulos, los de mayor extensión— que, sin duda, generarán interés y —nos tememos— alguna controversia.
A tenor de cuanto acabamos de decir, este libro aspira a ser una herramienta de consulta para estudiosos y amantes del teatro español en general, desde investigadores especialistas en la materia a estudiantes universitarios, gentes del teatro y cualquier persona culta que quiera refrescar conocimientos o adquirirlos nuevos. El autor confía en haber escrito además un texto capaz de leerse de principio a fin como si se tratara de un ameno y excitante ensayo, no solo atractivo por su contenido, sino también por su forma.
Frente a las últimas y más recientes historias del teatro español publicadas, todas de carácter académico, muy voluminosas y dirigidas a un ámbito especializado, realizadas bajo la supervisión de un profesor universitario que dirige y coordina las numerosas y variopintas colaboraciones de un nutrido grupo de especialistas en la materia tratada (desde la de José María Díez Borque, en los años ochenta, a la monumental historia dirigida por Javier Huerta Calvo, en este siglo, ampliada años después en un nuevo volumen dedicado al teatro breve), esta obra, sin perder el fondo académico, el rigor y la profundidad, adopta un tono más divulgativo, tratando de aunar la seriedad del análisis crítico con la amenidad de un discurso —docere et delectare, y, ¿por qué no?, movere— que pretende ser fluido, ligero y decididamente human(ístic)o. Pretende este libro —salvando las distancias y situándose muy por detrás en méritos y excelencia— retomar la tradición de aquellas clásicas historias del teatro español publicadas en el siglo xx (Narciso Díaz de Escovar y Francisco de P. Lasso de la Vega, Federico C. Sainz de Robles, Ángel Valbuena Prat, Francisco Ruiz Ramón) que, si desde su condición monoautorial quizá no pudieron abarcar cada uno de los infinitos aspectos, obras y autores que forjan la completa y verdadera historia del teatro en nuestro país, aportaron una voz propia y personal que contribuyó al mejor entendimiento de esta y ayudó a construirla. Si mi esfuerzo sirve de estímulo y guía para generar preguntas, provocar inquietudes o señalar caminos, me doy por satisfecho.
No es esta obra, por tanto, ni pretende serlo, un examen exhaustivo que trate de abarcar y recoger todo lo sucedido en la historia del teatro español desde sus orígenes hasta nuestros días, sino un recorrido personal por esta, que incidirá quizá en aspectos u obras no abordados antes —o no del mismo modo—, y dejará de lado, posiblemente, cuestiones, textos o autores que otros estudiosos de la literatura dramática hubieran preferido recoger en su lugar. No se busque, por tanto, en ella todo lo escrito en más de quinientos años de historia ni a todos los dramaturgos y profesionales que han dado vida a nuestra escena en ese tiempo. Quien disfrute persiguiendo lagunas seguro que encuentra en estas páginas un amplio mar de silencios apropiado a sus deseos.
Una última aclaración que considero necesaria. En este libro solo se habla de teatro español escrito en lengua castellana o española; aparte de por motivos de espacio, por considerar que este legado ha sido el que ha formado el corpus de nuestra tradición teatral común como país. Otras manifestaciones dramatúrgicas escritas en otras lenguas, también españolas, deben ser estudiadas y abordadas; es obvio que también forman parte de nuestra historia teatral; pero no era este el lugar para hacerlo.
No quisiera poner punto y final a este preámbulo sin agradecer a los responsables de Punto de Vista Editores —y, en concreto, a Alberto Vicente— la posibilidad que me ofrecen de publicar este texto y su comprensión por permitirme duplicar el número de páginas inicialmente previsto. Mayor síntesis habría dado como resultado una generalización excesiva que habría restado todo el interés y el valor pretendido por el autor para su obra. Mi agradecimiento especial, asimismo, para José Luis Ibáñez Salas, quien me animó a lanzarme a esta aventura y ha seguido todo el proceso de creación del libro en calidad de caluroso editor y amistoso estímulo que me ayudó a creer en la valía de lo que iba escribiendo a lo largo de casi tres años de intenso trabajo. Y cómo no, a otro José Luis, de apellido Alonso de Santos, quien, desde la humildad y cercanía que adorna aún más, si cabe, la grandeza de una de las glorias del teatro de nuestro tiempo, se prestó a añadir unas líneas preliminares a esta humilde obra, como lauro añadido que cobija la sien del torpe aprendiz. Gracias a todos ellos; a mi mujer, como siempre, por su paciencia ante mi continua presencia ausente; y a ti, amigo lector, por tener ahora este libro en tus manos.
Vale.

José Luis González Subías (Madrid, 1964), titulado superior en Arte Dramático por la RESAD, licenciado y doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid, es en la actualidad uno de los más destacados especialistas en teatro español del siglo XIX, al que ha dedicado el grueso de su actividad investigadora desde hace más de veinte años. Participante en decenas de congresos y autor de medio centenar de artículos de alcance internacional, ha dedicado varios libros al teatro romántico y al arte de la escena en general –El actor convencional frente al actor naturalista (2003), Un dramaturgo romántico olvidado: José Ma-ría Díaz (2004), Catálogo de estudios sobre el teatro romántico español y sus autores (2005), Don Álvaro o La fuerza del sino. Estudio y edición de un manuscrito “apócrifo” (2014)–, y editado a García Gutiérrez, el duque de Rivas o José Zorrilla. Compagina su actividad como profesor de Lengua y Literatura con la administración y redacción de La última bambalina, blog teatral de referencia, dedicado al comentario y análisis de los estrenos efectuados en Madrid.

Cubierta: Descargar

Ficha del libro: Descargar

1 review for Literatura y escena. Una historia del teatro español

  • Sin duda, uno de los grandes especialistas del teatro español. Enhorabuena por el nuevo libro.

  • Add a review