Irlanda (ebook) | Punto de Vista Editores
Cart 0
Irlanda

Irlanda (ebook)

Una nación en busca de su identidad

 

La Historia no siempre ha sido justa con Irlanda y su trayectoria. En un intento de suplir esta carencia, esta obra pretende aportar información y conocimiento sobre muchos de estos aspectos.

6,99 

La Historia no siempre ha sido justa con Irlanda y su trayectoria. En un intento de suplir esta carencia, esta obra pretende aportar información y conocimiento sobre muchos de estos aspectos. Así, a lo largo de este libro iremos conociendo los modos de vida, la idiosincrasia y los mitos fundacionales de la cultura de la isla. Además, se presta especial atención a las mujeres, parte fundamental de la cultura Irlandesa.

Así pues, lo que este libro pretende es, en última instancia, dar una visión integral de la historia de Irlanda en la que se valoran tanto el papel histórico de los grandes personajes como el de la sociedad irlandesa en su conjunto. En definitiva, se trata de un interesantísimo recorrido por la historia de Irlanda, desde los inicios de la civilización, hasta el conflicto norirlandés, pasando por la cultura celta.

El autor

Agradecimientos

Prehistoria y celtas
El Neolítico: 3500 a.C.-2000 a.C.
La Edad de los Metales: Edad de Bronce (2000 a.C-siglo vi a.C)
Edad de Hierro (siglo v a.C.-siglo i a.C.)

Los celtas: civilización y sociedad
La controvertida romanización de Irlanda y la introducción del cristianismo
Los romanos en Irlanda
La llegada del cristianismo
Diferentes lecturas sobre san Patricio

El cambio de sistema político en Irlanda: los vikingos
Lengua y literatura en tiempos vikingos
Los vikingos y el cristianismo
La batalla de Clontarf (1014)
El impacto de los vikingos en Irlanda
El papel de la mujer en la sociedad irlandesa desde el siglo vii hasta la llegada de los normandos

La Irlanda anglonormanda (1169-1485)
Los pilares de la colonización normanda: el castillo, la iglesia y el burgo
Estructura social: cambios y permanencias
Cultura
La mujer en la Irlanda anglonormanda

Irlanda bajo las dinastías Tudor y Estuardo. Cromwell. La restauración de la Monarquía inglesa. Dimensión europea de la problemática irlandesa
Enrique VII, el primer rey de la dinastía Tudor
Enrique VIII: comienzo de la política colonial en Irlanda
Los breves reinados de Eduardo VI y María Tudor
Irlanda bajo el largo reinado de Isabel I (1558-1603)
La colonización (PLANTATION) del Ulster durante el reinado de los dos primeros Estuardo: Jacobo I y Carlos I
La mutua influencia de los acontecimientos políticos en Inglaterra e Irlanda: la Confederación de Kilkenny, la guerra civil inglesa y Cromwell
La restauración de la Monarquía inglesa
La cultura como reflejo y justificación de las ideologías colonial y nativa
La mujer irlandesa bajo el nuevo orden inglés

De las leyes penales a la Rebelión de 1798: agravios, desagravios y consolidación de posturas irreconciliables
Las leyes penales
El camino hasta la rebelión de 1798
El mundo cultural en Irlanda durante el siglo xviii: producciones ideológicas a ambos lados
La mujer en la Irlanda del siglo xviii: una nueva luz

El siglo xix: el firme avance del nacionalismo irlandés, el desastre de la hambruna y el principio del fin del dominio británico
El Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda y la cuestión de la emancipación de los católicos
La Gran Hambruna (1845-1850)
Los asuntos pendientes tras la Hambruna:
la tierra y la independencia
Evolución de las ‘culturas’ de Irlanda. La cultura popular. El renacimiento de la cultura gaélica como expresión nacional
La mujer irlandesa del siglo xix

Primera mitad del siglo xx: Los años que marcaron el futuro de la isla; independencia, guerra civil y república
El tercer Home Rule y sus consecuencias
La Gran Guerra y el Levantamiento de Pascua
Movimientos políticos y paramilitares que desembocaron en la guerra de independencia y la creación del Estado Libre de Irlanda
Consecuencias del Tratado Angloirlandés: guerra civil en Irlanda
Irlanda del Norte entre 1921 y 1949
Sociedad, cultura y religión en las dos Irlandas
La mujer irlandesa de la primera mitad del siglo xx: entre el nacionalismo y las reivindicaciones de género
Segunda mitad del siglo xx y principios del xxi: integración en el mundo occidental: el Tigre Celta. El conflicto norirlandés: ¿el fin de los problemas?
Primeras iniciativas para el cambio: 1950-1968
El vecino del norte hasta 1968
Irlanda entra en Europa y estalla el polvorín norirlandés: 1968- 1982
Irlanda en las décadas de 1980 y 1990: avances sociales, el Tigre Celta y el Acuerdo de Viernes Santo para Irlanda del Norte
Las dos Irlandas en la actualidad: supervivencia del Acuerdo del Viernes Santo y crisis económica
Un “Tigre” cultural también: la cultura popular irlandesa
La mujer irlandesa: visibilidad social y avances en sus derechos

Siglas
Bibliografía

Prehistoria y celtas

Hace unos cien millones de años, Irlanda estaba cubierta por el hielo. Después de que este se retirara de la isla, las temperaturas se templaron entre el año 10.000 a.C. y el 8800 a.C. Hubo una clara mejoría del clima durante la Época Boreal (7500-6900 a.C.), el cual era muy similar al que hoy en día tenemos en Irlanda. Dicha mejoría duraría hasta el 5200 a.C. Sobre el año 6700 a.C. se pueden localizar los primeros vestigios de vida humana, que coinciden con el Mesolítico. Probablemente estos individuos habían cruzado desde Escandinavia hacia Gran Bretaña y de allí a Irlanda. Esto fue posible porque el bajo nivel del mar permitía pasar de una isla a otra. Se cree que cruzaron a través de pequeños estrechos hacia las tierras altas de Antrim y Wicklow que se podrían avistar desde las costas británicas. Donde primeramente encontramos a estos nuevos habitantes de Irlanda es cerca de Coleraine, en Derry y Tullamore, en Offaly. Conforme pasó el tiempo parece que prefirieron habitar la mitad nordeste de la isla debido a la abundancia de comida en dicha zona. No cultivaban nada, recolectaban frutos y cazaban. Poco más se puede decir sobre estos primeros habitantes, salvo que vivían en chozas circulares con un fuego en el centro, pero, por ejemplo, desconocemos qué hacían con sus muertos ya que todavía no se han encontrado enterramientos en Irlanda que daten de esa época.

El Neolítico: 3500 a.C.-2000 a.C.

Antes de que los primeros cazadores llegaran a Irlanda, en otras partes del mundo se estaba llevando a cabo una gran revolución. Estamos hablando de la aparición de la agricultura en Oriente Próximo.
Esta revolución del Neolítico es probablemente una de las más importantes en la historia de la humanidad. Desde ese momento y hasta la fecha el hombre va a ser capaz de controlar el medio en el que vive y no va a vivir a merced de la naturaleza. El hombre no solo va a ser agricultor, sino que también empezará a domesticar animales para conseguir de ellos carne sin tener que cazar, o leche, e incluso abrigo gracias a sus pieles. La comida se empezó a almacenar en cestas y esto llevó al descubrimiento de la artesanía, el primer producto manufacturado de la historia. La agricultura también provocó que incrementara la necesidad de tierras, lo cual llevó implícita la tala de bosques. Esta civilización de agricultores se extendió desde Oriente Próximo hacia el Mediterráneo y hacia Francia y de allí a los Países Bajos, Gran Bretaña y, finalmente, Irlanda.

En Lough Gur –condado de Limerick–, observamos cómo vivieron esos primeros agricultores “irlandeses”. Las casas que habitaban tenían muros de turba construidos sobre un esqueleto de madera y estaban cubiertas por juncos que conseguían de la orilla del lago. Algunas de estas casas eran de planta circular, mientras otras lo eran de planta rectangular. Utilizaban hachas de piedra para cortar árboles y arar el campo. Numerosos instrumentos de pequeño tamaño hechos a partir de huesos tenían usos domésticos y las mujeres molían el grano haciendo rodar una suerte de rodillo muy pesado sobre un bloque de piedra. Estas gentes también comían carne que conseguían de la cría de vacas, cerdos y ovejas. No todos los instrumentos que utilizaban eran puramente utilitarios. También se hacían collares con huesos y piedras así como brazaletes, indicadores de que también cuidaban su imagen. Estos primeros habitantes de Irlanda no conocían el uso del abono, así que cuando la productividad de las tierras se reducía drásticamente, se trasladaban a otras. Además, existía cierto grado de actividad comercial. Algunas de las hachas encontradas estaban realizadas con piedra de la zona, pero otras eran importadas. Tievebulliagh, en el condado de Antrim, y la isla de Rathlin eran algunos de estos sitios de procedencia, lugares donde, por otra parte, podemos considerar que aparecieron las primeras “fábricas” de Irlanda. Desde estas factorías se comerciaba, hace unos 5.000 años, con los condados cercanos, aunque también con Dublín, Lough Gur y el sur de Inglaterra. Lough Gur no es el único asentamiento neolítico. Ya hemos hablado de Tievebulliagh o Rathlin, pero también existió un asentamiento importante en Lyle’s Hill, en el condado de Antrim, y muy probablemente haya lugares que todavía no han visto la luz.

No solo sabemos cómo vivían estos primeros agricultores irlandeses, sino que también podemos hablar de sus creencias religiosas gracias a los imponentes monumentos funerarios que levantaron para sus muertos, conocidos como tumbas megalíticas. Algunos de estos tenían largas galerías levantadas con grandes piedras en las que se enterraba a los muertos, con una sala central al aire libre donde se celebraban las ceremonias. Los dólmenes eran comunes por todo el país. Lo único que se conserva son las piedras que formaban la cámara funeraria, pero inicialmente estas se cubrían con un túmulo de tierra o de piedras más pequeñas. Este tipo de edificaciones se encuentran fundamentalmente en la mitad norte del país como en Ballyglass –condado de Mayo–, los montes al oeste de Lough Arrow en Sligo, los montes de Lough Crew en el condado de Meath, el valle del Boyne y las montañas de Wicklow. Estos constructores de tumbas con pasillo (Passage Grave Builders) llegaron a Irlanda procedentes de la Bretaña francesa hacia el año 2500 a.C. y es de imaginar que necesitaban una estructura social bastante compleja para levantar este tipo de construcciones. Las tumbas se compartían y los cuerpos se incineraban, disponiéndose los restos en cámaras funerarias, a veces con piezas de artesanía, cuentas de piedra o hueso y herramientas para su uso en una “vida futura”. No se conocen con exactitud sus creencias religiosas, pero se sospecha que algunos adoraban al sol ya que las entradas a algunas tumbas están orientadas hacia el Este. Lo que sí parece claro es que su religión venía impuesta desde fuera porque se han descubierto enterramientos muy similares en muy diversas zonas de Europa. También nos aporta información sobre sus creencias religiosas la cuidada decoración de las piedras encontradas en algunas de sus tumbas como las de Newgrange en el condado de Meath en las que abundan las espirales, los rombos o los diseños en zig zag, todos ellos con un significado religioso.

Luis Antonio Sierra, (Úbeda, Jaén, 1972) es licenciado en Filología Inglesa por la Universidad de Granada. Los lazos entre el autor y la isla de Irlanda comienzan en el año 1997 durante su estancia como profesor de español en la ciudad norirlandesa de Derry. A su vuelta a España publicó su primer libro, Irlanda del Norte, historia del conflicto (Sílex, 1999), que se ha convertido en uno de los textos en español de referencia sobre el tema. Ha impartido conferencias en España y en el extranjero sobre el conflicto norirlandés o sobre literatura irlandesa, ha colaborado con el director de cine Achero Mañas en el guión del documental Blackwhite, donde los polos se tocan (Sogecable y New Atlantis, 2004), o ha sido coautor del libro Historia breve de las islas Británicas (Sílex, 2006) dentro de un grupo de investigación de la Universidad de Jaén coordinado por el Doctor Jesús López-Peláez Casellas y ha participado como editor adjunto en la revista de la Universidad de Jaén The Grove, Working Papers on English Studies.

Be the first to review “Irlanda (ebook)”