Esperando a los robots. Investigación sobre el trabajo del clic (NOVIEMBRE, 2021) | Punto de Vista Editores
Cart 0
esperando-a-los-robots-cub-510x652

Esperando a los robots. Investigación sobre el trabajo del clic (NOVIEMBRE, 2021)

Traducción de Juan Riveros

Dimensiones: 15×24 cm
Encuadernación: Rústica con solapas
ISBN: 978-84-18322-41-9
Nº de páginas: 400

26,00 

¿La humanidad podrá finalmente deshacerse del trabajo gracias a los robots?

Desde la victoria de la supercomputadora IBM Deep Blue sobre el campeón mundial de ajedrez Garry Kasparov, en 1997, hasta el uso, en 2017, de la red neuronal convolucional GoogLeNet para diagnosticar un cáncer con la misma precisión que un médico, los triunfos sucesivos de la inteligencia artificial se multiplican y son ampliamente difundidos en los medios de comunicación. La opinión pública difícilmente creería hoy que las máquinas no pueden «pensar como los humanos». Y, aunque es probable que esto no sea cierto por el momento, el sentido común nos indica que se podría cumplir en un futuro próximo.

Algunas voces como la del filósofo austriaco Ludwig Wittgenstein ya nos advertían que la inteligencia artificial no presupone que las máquinas tengan capacidades cognitivas y que puedan existir sin la colaboración de humanos dispuestos a enseñarles cómo pensar. La computadora «exhibe inteligencia», pero esta no es más que un efecto de la ejecución mecánica de instrucciones dadas que pueden definirse como procedimientos elementales o «tareas atomizadas». El programa científico de la inteligencia artificial se vuelve inseparable del arte de controlar a los seres humanos y de disciplinar la ejecución de sus actividades.

Tras una detallada investigación, el sociólogo francés Antonio A. Casilli desvela el «engaño» detrás de estas formas de trabajo que consisten en entrenar y regular la inteligencia artificial, y nos ofrece una mirada crítica de la realidad del digital labor: la explotación de miles de personas con sueldos de subsistencia y sometidos a la gestión algorítmica de las plataformas, que están en camino de reconfigurar y hacer del trabajo humano una mercancía precaria.

Obra ganadora del Premio de la Fundación Colbert 2021

Nota del traductor
Introducción

PRIMERA PARTE. ¿CUÁL AUTOMATIZACIÓN?

1. ¿Los humanos reemplazarán a los robots?
Las máquinas son seres humanos que calculan
Los dos digital labor
La tentación automática
Los marginados de la sociedad de la información
Robots versus asalariados: el encuentro que no tendrá lugar
¿Reemplazo o desplazamiento?
¿Automatización o digitalización?
El autómata y el operario
La automatización como espectáculo de marionetas (sin hilos)
El «enano jorobado» y las condiciones materiales de la automatización
La promesa postergada de la automatización

2. ¿De qué hablamos cuando hablamos de plataforma digital?
Un híbrido entre mercado y empresa
Una teología política
Una estructura sin contornos
Un ecosistema coordinado
Un sistema de captación del valor producido por los usuarios
Un paradigma inspirador
Solo hay plataformas para seres humanos

SEGUNDA PARTE. TRES TIPOS DE DIGITAL LABOR

3. El digital labor bajo demanda
¿Una generalización del trabajo atípico?
La inflexible flexibilidad del trabajo bajo demanda
Vigilar y datificar
Administrar a sus usuarios
¿Quién conduce los vehículos autónomos?

4. El microtrabajo
Mechanical Turk, o el artificio de la inteligencia artificial
El ejército de reserva de la inteligencia artificial
Ludificación y calificación
Monetizar las microtareas
El tercero beneficiario
Los controladores de la IA
Los «turcos mecánicos» de los otros gigantes digitales
¿Freelances o esclavos del clic?
Reintermediación y fragmentación: el microtrabajo no declarado
La deslocalización a un clic de distancia
El mejor de los mundos (del trabajo)
Condenados del clic y servidores entusiastas de la automatización

5. El trabajo social en red
La era de los «produsuarios»
Laboristas y hedonistas
Entre YouTube y YouPorn, el jardín cerrado del amateurismo
Cuando los usuarios luchan para que les paguen
Hope labor: la contribución en línea como resorte de la empleabilidad
Lo extenuante de Facebook
Para terminar con la «gratuidad»
La economía de los vínculos
Calificación y monetización: ¿cómo apreciar el valor de un like?
Los ojos y los oídos de la automatización
Héroes o limpiadores: la cadena productiva entre moderadores
remunerados y voluntarios
Las granjas de clics reclutan trabajadores en la red
¿Qué es un usuario orgánico en las plataformas sociales?

TERCERA PARTE. HORIZONTES DEL DIGITAL LABOR

6. Trabajar fuera del trabajo
El trabajo extra del consumidor
Trabajar por amor
El trabajo de los espectadores
El playbor sin tiempo libre
¿Es el digital labor inmaterial?
¿Trabajar en silencio o trabajar en las sombras?
El hiperempleo

7. ¿Qué tipo de trabajo es el digital labor?
¿Huir del empleo para abrirse al trabajo?
Makers & doers: un mercado de trabajo dual
Cuando los sublimes se parcelan
¿El regreso del regateo?
La persistencia de la subordinación
El digital labor como trabajo no libre
El panóptico productivo
Las condiciones generales de uso: ¿un cierre del trabajo?
El digital labor: un trabajo real pero sin remuneración

8. Subjetividad en el trabajo, mundialización y automatización
Explotación y enajenación
¿Empoderamiento como explotación?
La nueva clase: ¿aliados del capital o proletarios digitales?
El vectorialismo, enemigo de clase
¿Colonialismo digital o i-sclavismo tecnológico?
Externalización y migración no presencial
La clase obrera va a Palo Alto
La inteligencia artificial: un destino no tan manifiesto
El aprendizaje de los robots
La automatización completa no tendrá lugar

CONCLUSIÓN. ¿QUÉ HACER?
Reinscribir el digital labor en la esfera de la subordinación protegida
Otra plataformización es posible
Un digital labor «en común»
El nudo gordiano de la remuneración

Epílogo
Agradecimientos
Notas

Introducción

Simón y la IAA (inteligencia artificial de Antananarivo)

Fue en 2017 que entrevisté a Simón. Este no es su verdadero nombre, como tampoco SuggEst es el verdadero nombre de la start-up a la que se integró en calidad de practicante al finalizar su máster en la Escuela Superior de Comercio en 2016. Sin embargo, la empresa existe y le va bien. Es una pepita del sector innovador, especializada en inteligencia artificial (IA). SuggEst vende una solución automatizada de punta que ofrece productos de lujo a clientes adinerados. Si eres una mujer política, un futbolista, una actriz o un cliente extranjero ­—como lo explica la presentación del sitio—, al descargar la aplicación, recibes, «en condiciones privilegiadas», ofertas «100 % personalizables de las marcas francesas más emblemáticas del universo del lujo o de diseñadores reconocidos». Es «gracias a un proceso de aprendizaje automático» que la start-up adivina las preferencias del cliente y anticipa sus elecciones. Se supone que la inteligencia artificial se encarga de recoger automáticamente los rastros digitales dejados en las redes sociales: los posts, los informes de los eventos públicos en los que ha participado, las fotos de sus amigos, sus admiradores y familiares. Y enseguida los agrega, los analiza y sugiere un producto.
Detrás de esta máquina que aprende de manera anónima, autónoma y discreta, se esconde, no obstante, una realidad muy diferente. Simón se da cuenta de esto tres días después del inicio de su práctica, cuando, en una conversación al azar, alrededor de una máquina de café, pregunta por qué la start-up no emplea a un ingeniero de inteligencia artificial o a un data scientist. Uno de los fundadores le confiesa que la tecnología que ofrece a sus usuarios no existe: jamás se ha desarrollado. «¿Pero la aplicación ofrece un servicio personalizado?», pregunta sorprendido Simón. Y el empresario le responde que el trabajo que debería haber hecho la IA se realiza realmente en el extranjero por trabajadores independientes. En lugar de la IA, o de un robot inteligente que recopila información de la web y devuelve un resultado tras un cálculo matemático, los fundadores de la start-up han diseñado una plataforma digital, es decir, un software que envía las solicitudes de los usuarios de la aplicación móvil hacia… Antananarivo.
Es, en efecto, en la capital de Madagascar donde se encuentran personas dispuestas a «jugar a las inteligencias artificiales». ¿En qué consiste su trabajo? La plataforma les envía una alerta con el nombre del usuario que utiliza la aplicación. Enseguida, al buscar en las redes sociales y los archivos de la web, ellos recolectan «a mano» la mayor cantidad de información sobre su cuenta: textos, fotos, videos, transacciones financieras y registros de frecuentación de sitios… Ellos hacen el trabajo que debería de realizar un bot, un software de agregación de datos. Siguen a esta personalidad en las redes, a veces creando perfiles falsos y redactando fichas con sus preferencias para enviarlas a Francia. Luego, SuggEst los agrega y los monetiza con las empresas de lujo que ofrecen las ofertas.
¿Cuántas de estas pequeñas manos de inteligencia artificial hay en el mundo? Personalmente, no lo sé. Millones, ciertamente. ¿Y cuánto les pagan? Apenas unos cuantos centavos por clic, a menudo sin contrato y sin estabilidad laboral. ¿Y desde dónde trabajan? Desde cibercafés en Filipinas, desde los hogares en la India, incluso desde las salas de informática de las universidades de Kenia. ¿Por qué aceptan este trabajo? Por la perspectiva de una remuneración, sin duda, sobre todo en países donde el salario medio de un trabajador no calificado no supera las pocas decenas de dólares al mes.
Los colegas practicantes le aseguran a Simón que esto es lo habitual. En Mozambique o en Uganda hay barrios enteros de las grandes ciudades, o de las aldeas rurales, que se han puesto a trabajar para cliquear sobre las imágenes o para transcribir fragmentos de texto. Esto sirve, comprende el practicante, para «entrenar los algoritmos», es decir, para enseñar a las máquinas a realizar sus tareas automatizadas. ¿Cuándo aprenderán? Difícil entregar una respuesta. Los clientes que utilizan la aplicación SuggEst se renuevan constantemente y quieren nuevas ofertas. La máquina debe evolucionar. La plataforma continúa externalizando cada vez más trabajo hacia los obreros del clic en África. Incluso, los practicantes también trabajan a tiempo parcial en las «fichas». Como los demás, Simón también pasa «sus pequeñas tardes» jugando a la inteligencia artificial.
Además de lo que Simón califica de publicidad falsa (la empresa vende una solución de IA que no lo es), y la recopilación de datos que se realiza en condiciones poco transparentes, también está el pequeño problema de las relaciones con las grandes empresas del sector digital. SuggEst forma parte del ecosistema de una de las principales firmas del sector, una pionera en inteligencia artificial, cuyos superordenadores son comentados por la prensa especializada. ¿Hasta qué punto, se pregunta Simón, este gigante de la tecnología ignora la cadena de subcontratación que va desde una start-up ubicada en Francia hasta llegar a las afueras de una ciudad en la isla de Madagascar? ¿Y hasta qué punto está dispuesto a admitir que la inteligencia artificial de esta empresa satélite no es en realidad más que una mezcla de practicantes franceses y de precarios malgaches? ¿Sabe que, mientras el trabajo de un sinnúmero de operarios del clic sea más barato que el de un equipo de informáticos especializados en el desarrollo de soluciones automáticas, la start-up no tendrá ninguna razón económicamente válida para crear la IA que ella afirma ya haber desarrollado? «Lo ideal sería ponerla en marcha —admite uno de sus fundadores—, pero, en esta etapa, las demandas de nuestros clientes son tan numerosas que es mejor concentrar nuestros esfuerzos en la plataforma, en la que trabajan los colaboradores de nuestro subcontratista, para que sea más eficiente y rentable».
Si esta empresa tuviera un lema, este sería una paradoja: los humanos roban el trabajo de los robots.

Aprender el digital labor: un modo de empleo

Esta historia no es más que una idea aproximada de las conversaciones y puntos de vista que la «sociología digital» recoge cuando decide cuestionar la retórica de la automatización para explorar su lado oscuro. Al tratar de caracterizar lo que los expertos en inteligencia artificial llaman «el humano en el bucle» (the human in the loop), nos damos cuenta de que nuestro imaginario tecnológico, poblado por científicos con delantales blancos, capitalistas de riesgo con chaquetas, jeans y equipamiento hi-tech, pasa por alto a muchas otras personas que trabajan desde otros lugares, comúnmente desde sus casas y en trajes mucho más variados. Esto es a menudo el caso con lo digital: por cada cuello blanco, existen millones de cuellos azules.
Este libro busca dar un sentido a la historia de este practicante anónimo, aportar respuestas a la pregunta que queda abierta después de su testimonio: ¿esta start-up es un caso aislado de IA washing, o se trata más bien de un fenómeno que revela una tendencia más amplia de ocultamiento del trabajo bajo el pretexto de su robotización? Para poder responder, hay que explorar a fondo al hilo de otras preguntas: ¿quién hace la automatización? ¿cuáles son sus modalidades concretas? ¿En el marco de qué relaciones sociales? ¿Con qué consecuencias políticas? De manera más general, ¿cuál es el vínculo profundo entre el trabajo humano y esta nueva organización del ámbito técnico?
La obra se divide entonces en tres partes: la primera («¿Cuál automatización?») analiza los vínculos económicos y culturales entre el programa científico de la inteligencia artificial y el paradigma tecnoeconómico de las plataformas digitales; la segunda («Tres tipos de digital labor») presenta una serie de ejemplos, que van de Uber a Amazon y de Facebook a Google, para explicar la variedad de formas que adopta el trabajo en un momento en que los modelos económicos procuran incorporar soluciones inteligentes; la tercera («Horizontes del digital labor») proporciona herramientas teóricas para pensar en los fenómenos de sobreexplotación y asimetría económica vinculados a la reestructuración de los mercados laborales. La conclusión propone algunas pistas de reflexión que permiten enmendar o superar estos fenómenos.
El entusiasmo por la inteligencia artificial representa el punto de partida del análisis contenido en el primer capítulo («¿Los humanos remplazarán a los robots?»). La entrega del Índice de IA de 2017 que la Universidad de Stanford publica cada año da fe de un frenesí digno de la fiebre del oro: solo en Estados Unidos, el número de start-ups que prometen soluciones de inteligencia artificial se ha multiplicado por 14, y las inversiones de capital de riesgo en IA son ahora seis veces mayores que a principios de siglo. La cuestión del impacto de la tecnología en el trabajo, y el entusiasmo que suscita en el mercado, plantea algunos puntos problemáticos. El primero se manifiesta a través de nuestra manera de considerar las actividades humanas dentro de un medio productivo y, particularmente, en la dificultad para distinguir el trabajo de las tareas que lo componen. Esta confusión nos lleva a suponer que bastaría con automatizar ciertas tareas realizadas habitualmente por los seres humanos para que, de manera inevitable, desaparezcan dichos oficios. Es la teoría del «gran cambio tecnológico» que ha dominado el debate intelectual durante varias décadas.
Pero la originalidad de la situación actual no radica en el hecho de anunciar los efectos destructivos que la automatización podría tener sobre el empleo: las profecías del «fin del trabajo» se remontan a los albores del industrialismo. Para comprender lo que la automatización hace a las actividades humanas, primero hay que reconocer y estimar la cantidad de trabajo que se incorpora a la automatización misma. Solo teniendo en cuenta los indicadores económicos y estadísticos podremos evaluar las consecuencias de la inteligencia artificial sin caer en el ardor y el vértigo frecuentes.
Las preocupaciones contemporáneas por la desaparición del trabajo son un síntoma de la verdadera transformación en curso: no de su desaparición, sino de su digitalización. Esta dinámica tecnológica y social apunta a transformar el gesto productivo humano en microperaciones mal remuneradas o no remuneradas, con el fin de alimentar una economía de la información basada principalmente en la extracción de datos y en la asignación a operadores humanos de tareas productivas constantemente devaluadas, porque se consideran demasiado pequeñas, poco visibles, demasiado lúdicas o poco valorizadas.
Paralelamente, parecerá que el fenómeno que calificamos de digital labor —es decir, este trabajo parcelado y datificado que sirve para entrenar los sistemas automáticos— es posible gracias a dos dinámicas históricamente documentadas: la externalización del trabajo y su fragmentación. Estas dos tendencias surgieron en diferentes momentos y progresaron en ciclos opuestos, hasta que hoy en día las tecnologías de la información y de la comunicación los reúnen.
De estas primeras observaciones se desprende otro elemento más, a saber, que la retórica de la automatización oculta de hecho el auge de las plataformas digitales, es decir, la generalización de una estructura tecnológica y de una organización económica original que no tiene una «actividad principal» específica y cuyo funcionamiento consiste en la intermediación de la información entre diferentes actores económicos. Los sueños de los robots inteligentes son inducidos por los beneficios de los grandes oligopolios digitales. Es en el segundo capítulo («¿De qué hablamos cuando hablamos de plataforma digital?») que se calificará el paradigma técnico de la plataformización, que hoy concierne tanto a las empresas tecnológicas como a las de otros sectores, en la medida en que estas últimas están comprometidas con su «transformación digital». Se tratará, en primer lugar, de trazar una genealogía del concepto de plataforma, mostrando cómo este prolonga ciertas nociones de la teología política del siglo xvii (se hablará de «plataforma» como «programa político», pero también como doctrina de una iglesia o de una congregación). Las plataformas digitales deforman algunos de los valores que eran propios de la formulación inicial del concepto —por ejemplo, la concepción de los recursos como bienes comunes o la abolición de la propiedad privada y la del trabajo—. La recuperación capitalista de estos principios se manifiesta, entonces, en estructuras tecnoeconómicas que promueven el «reparto» de los bienes, la «liberación» del trabajo y la «apertura» de los recursos informativos.
Basándose en lógicas algorítmicas que requieren una gran cantidad de datos para poder funcionar, las plataformas terminan por desorganizar los mercados tradicionales, particularmente el mercado laboral. De este modo, extraen el valor generado por sus productores, proveedores y consumidores. El «trabajo generado por los usuarios» es, entonces, necesario para producir diferentes tipos de valor: el valor de calificación que permite el funcionamiento regular de las plataformas (los usuarios organizan la información comentando y calificando bienes y servicios y/o sobre otros usuarios de la plataforma); el valor de monetización que aumenta su liquidez a corto plazo (el cobro de comisiones o la reventa de datos facilitados por los actores a otros actores); el valor de la automatización que inscribe su crecimiento en un plazo más largo (la utilización de los datos y contenidos de los usuarios para desarrollar inteligencias artificiales).
Las plataformas no están especializadas en la producción de un único bien o servicio, sino que agregan actividades y modelos de negocio muy distintos. En los capítulos que componen la segunda parte del libro, se identificarán tres de estos modelos: las plataformas de servicios «bajo demanda» (on demand) como Uber o Foodora; las de microtrabajos como Amazon Mechanical Turk o UHRS; las plataformas sociales como Facebook o Snapchat. Las tareas a partir de las cuales las plataformas digitales consiguen extraer valor varían, ya que algunas de estas producen servicios a las personas, otras ofrecen contenidos y gestionan información, y otras comercializan las propias relaciones sociales. Cada una de estas categorías de plataformas utiliza a diferentes tipos de individuos, lo que permite clasificarlos según una variedad de criterios, como las modalidades de trabajo, el ámbito geográfico, el sistema de remuneración o los conflictos relativos a la extracción de valor.
El tercer capítulo («El digital labor bajo demanda») trata principalmente de plataformas como Uber, Airbnb, Deliveroo o TaskRabbit que ponen en relación, en tiempo real, a potenciales solicitantes y proveedores de un servicio material a menudo localizado geográficamente. La naturaleza visible de estos servicios no debe inducir a error: se trata principalmente de un trabajo de producción de datos. Nos centraremos en los conductores de Uber y en su conectada vida cotidiana, a menudo mucho más ocupados frente a la pantalla de su smartphone que detrás del volante, tanto para realizar tareas informativas como para hacer clic, enriquecer los recorridos GPS, completar tablas, enviar mensajes y gestionar su puntuación de reputación. Luego, mostraremos cómo los pasajeros también producen datos durante sus viajes. Esto nos permitirá explicar en detalle cómo funciona el algoritmo de tarificación dinámica de Uber.
El estudio del caso Uber permitirá aclarar dos puntos. El primero es la distancia entre el sueño dorado de la economía «colaborativa» (sharing economy) y la realidad del digital labor bajo demanda. El espíritu de compartir y las aspiraciones sociales que animan algunos de estos servicios sirven para justificar la explotación del trabajo de los usuarios. La aparición, en estas plataformas, de formas de disciplina laboral, así como de conflictos entre proveedores de servicios y los propietarios de infraestructuras tecnológicas, solo pueden recordar las luchas que rodearon a las fábricas industriales de siglos pasados. El segundo punto se refiere a la utilización de los big data extraídos de la actividad de los conductores y pasajeros para dar forma a un tipo particular de robots inteligentes (los vehículos autónomos). Examinaremos el funcionamiento fáctico de estas tecnologías para demostrar que su «autonomía» es bastante relativa. Los automóviles sin conductor circulan, de hecho, con un «operador» a bordo que puede recuperar el control en todo momento. Además, y en contra de lo esperado, transfieren la responsabilidad de la conducción a los pasajeros y requieren la acción a distancia de los operadores de reconocimiento de imágenes. Se trata de «anotadores» que asisten a la IA del automóvil en la interpretación de la señalética, o corrigen las trayectorias calculadas por sus GPS.
¿Quiénes son estos anotadores? No son ingenieros ni «cartógrafos», como los llaman en la plataforma Uber, sino, como veremos en el cuarto capítulo («El microtrabajo»), «robots humanos», es decir, trabajadores pagados para realizar o acompañar el trabajo de las IA. Estamos en las antípodas de las fantasías robóticas que alimentan el imaginario de inversores y de personalidades mediáticas, aquí solo vemos una infinidad de trabajadores del clic no especializados que realizan las tareas necesarias para seleccionar, mejorar y hacer interpretables los datos. Este punto se ilustrará estudiando el caso de Amazon Mechanical Turk, un servicio que permite reclutar a cientos de miles de microperarios situados en todo el mundo con el fin de filtrar videos, etiquetar imágenes, transcribir documentos que las máquinas no pueden procesar. Por cada tarea, los Turkers reciben apenas unos centavos de dólar. El digital labor de estos obreros del clic resulta ser esencial para producir lo que a menudo no es más que inteligencia artificial «hecha a mano».
El mercado del microtrabajo comprende hoy a un número cada vez mayor de personas. Las estimaciones de efectivos de esas plataformas oscilan entre un mínimo de cuarenta y un máximo de algunos cientos de millones de personas. Esta aparente falta de precisión demuestra la dificultad que tenemos para identificar los componentes humanos de los técnicos dentro de estas actividades. Se trata de un trabajo muchas veces invisible a los ojos occidentales, tanto porque los gigantes de la tecnología mantienen la confidencialidad del asunto y porque habitualmente todo tiene lugar muy lejos, en países asiáticos o africanos. Dado que los clientes de los servicios prestados por los trabajadores del clic se encuentran principalmente ubicados entre Estados Unidos y Europa, la geografía global del microtrabajo parece reproducir las tensiones y las asimetrías históricas y políticas ya conocidas. Lo que estamos presenciando aquí es una «nueva división internacional del trabajo» aún más desigual que la denunciada por los pensadores críticos de la segunda mitad del siglo pasado. El microtrabajo provoca, entonces, la formación de cadenas globales de deslocalización que permiten ver la verdadera cara de la automatización bajo otra perspectiva: esto no implica el remplazo de trabajadores humanos por inteligencias artificiales eficientes y precisas, sino por otros trabajadores humanos —ocultos, precarizados y mal remunerados.
En la mayoría de los casos, este microtrabajo da lugar a remuneraciones muy bajas. Sin embargo, también existen formas de microtrabajo gratuito. A menudo se trata de actividades que sitúan a los consumidores y a los usuarios de internet en el centro del proceso productivo de entrenamiento de algoritmos. Sin duda, el ejemplo más conocido es ReCaptcha, un sistema que, desde hace varios años, permite digitalizar los libros de Google Books o de mejorar el reconocimiento de formas de Google Images delegando en los usuarios de internet la responsabilidad de transcribir letras o de reconocer imágenes.
Este último ejemplo permite insistir sobre un punto central de mi argumento: el digital labor no es una simple actividad de producción; es, sobre todo, una relación de dependencia entre dos categorías de actores de las plataformas, los diseñadores y los usuarios. Esta relación, que en los otros capítulos se manifestó en parte por la actividad visible y la participación directa de los usuarios, aparece en el curso del quinto capítulo («El trabajo social en red») bajo la forma de una contribución típicamente «voluntaria» por parte de los usuarios de las grandes plataformas sociales. Su actividad de producción de contenidos (fotos, videos, textos) y de datos (ubicación geográfica, preferencias, enlaces) constituye un verdadero trabajo inmaterial, un networked labor que beneficia principalmente a las grandes agencias de publicidad.
Facebook, la plataforma dominante en el sector y el mayor mercado mundial de producción no remunerada de contenidos, constituye un caso típico de aquello. Las polémicas en torno a la explotación de los usuarios de las plataformas sociales provocan reacciones discordantes. Por un lado, cada vez se alzan más voces para denunciar la transformación de lo que era un simple sitio de sociabilidad y afinidad en una «fábrica» de contenidos y de datos. Por otro lado, hay quienes insisten en las ventajas que los usuarios —voluntarios, amateurs o apasionados— obtienen de su libre participación en las plataformas. Sin embargo, esta visión «hedonista» (que se puede resumir con el dicho: «Si te diviertes, no es trabajo») no tiene en cuenta los trucos utilizados para empujar a los usuarios a participar ni la divergencia entre los intereses económicos de los usuarios y de los diseñadores de un servicio como Facebook. Sobre todo, no reconoce que detrás de su funcionamiento no solo se encuentra el digital labor free (al mismo tiempo «libre» y «gratuito»), realizado por los usuarios occidentales que disponen de tiempo y recursos para dedicar al consumo, sino que también existen importantes flujos de trabajos mal pagados que procesan datos que nos llegan desde los países del sur. Es allí donde son instaladas las «granjas del clic» (click farm) que impulsan la viralidad de las marcas, y las «granjas de contenido» (content farm) que producen videos y textos diseñados para optimizar los resultados en los motores de búsqueda, así como muchos servicios de moderación comercial que filtran las imágenes pornográficas y violentas.
La presencia de moderadores, de «agricultores del clic» y de produsuarios (produsagers) que luchan por monetizar su presencia en línea muestra que las redes sociales están atravesadas por los intercambios económicos. Ya sea que se reprueben o aprueben, estas actividades refutan la visión que se tiene de las redes sociales como el lugar del «libre consumo». Los usuarios comunes son, entonces, reducidos al rango de trabajadores del clic que, al igual que sus homólogos en las plataformas de microtrabajo, contribuyen a la construcción de los sistemas inteligentes. Facebook adopta los mismos métodos que Amazon: sin ocultar que sus inteligencias artificiales son «impulsadas por humanos» (human powered), la plataforma se convierte en un argumento de venta para sus soluciones automáticas. Sin embargo, es cada vez más evidente que los humanos, dentro de las plataformas, no son usuarios voluntarios, participantes entusiastas o amateurs generosos, sino más bien proletarios del clic.
La última parte de este libro examina todas las cuestiones teóricas y políticas que plantea el digital labor, ya sea que se manifieste en las plataformas de la sharing economy o bien mediante el trabajo de producción de datos de los usuarios conectados. El sexto capítulo («Trabajar fuera del trabajo») muestra hasta qué punto el pensamiento actual sobre el digital labor se nutre de la gran tradición teórica que ha investigado sobre lo «extralaboral». A partir de la segunda mitad del siglo xx, los estudios sobre el trabajo doméstico, sobre la producción de valor por parte de las audiencias de los medios de comunicación tradicionales, sobre el trabajo de los consumidores en la distribución a gran escala, así como sobre el trabajo «inmaterial», han constituido importantes intentos de identificar formas de trabajo en contextos en los que no parecían inmediatamente reconocibles. Pero ¿en qué medida el digital labor constituye una forma de trabajo? O, por el contrario, ¿debería considerarse como una transformación totalmente radical al trabajo que nos obliga a clasificarlo en una categoría diferente? Algunos autores proponen las nociones de «trabajo-juego» (playbor) o «trabajo-ocio» (weisure), insistiendo en la dimensión lúdica de ciertas actividades que tienen lugar en las plataformas. Sin embargo, estas nociones ocultan los factores de agotamiento y sujeción que persisten en el trabajo de las plataformas, y que pesan particularmente sobre los microbreros de los países en vías de desarrollo o bien sobre los trabajadores atípicos (repartidores, conductores, productores de servicios personales) de las aplicaciones «bajo demanda». Además, el trabajo «gratuito» y voluntario de los usuarios de plataformas de juegos y redes sociales se basa en la invisibilización del trabajo de las masas, de los moderadores y obreros del clic.
El esfuerzo analítico más importante del séptimo capítulo («¿Qué tipo de trabajo es el digital labor?») consiste en corroborar la noción de digital labor como trabajo, tanto sobre la base de criterios objetivos (basado en vínculos contractuales y jerárquicos) como de criterios históricos (se reproducen algunos aspectos de la negociación del siglo xix anterior a la instauración del trabajo asalariado, junto con otros rasgos de la «subordinación protegida» que había caracterizado al trabajo en las empresas). El digital labor es, sobre todo, una actividad en la que ciertos componentes son reconocibles y evidentes (como la entrega de comida o la publicación de un video en la web), mientras que otros dependen de un trabajo no evidente de preparación y de procesamiento de la información y de datos. Esta última dimensión resulta ineludible: implica tareas que no pueden ser automatizadas, precisamente porque son necesarias para realizar la automatización. El trabajo del diseñador en Etsy, del fotógrafo en Instagram o, incluso, el del programador freelance en Gigster se aparta radicalmente del ideal de lo «sublime digital». De hecho, el digital labor se asimila más a una actividad con escasa especialización y sin perspectivas de carrera, dejando a los usuarios muy poco margen de negociación con las plataformas que los ponen a trabajar.
Finalmente, la subjetividad que suscitan estas modalidades de trabajo será examinada en el octavo capítulo («Subjetividad en el trabajo, mundialización y automatización»). La ausencia de un verdadero poder de negociación por parte de los usuarios de las plataformas digitales dificulta la toma de conciencia. Su propia percepción de la actividad que realizan es ambivalente: son explotados por las plataformas, pero al mismo tiempo tienen márgenes de acción sin precedentes. A su vez, su subjetividad colectiva oscila entre una visión «capacitadora» y otra centrada en la explotación. Sin embargo, ya sea que se perciban como miembros de una «clase virtual» o como «proletarios digitales», el destino de estos usuarios-trabajadores de las plataformas sigue estando vinculado, sin embargo, al de las masas de trabajadoras y trabajadores de los mercados globalizados. Para un número creciente de habitantes, en particular, de países en vías de desarrollo, el trabajo de las plataformas constituye una extensión de la experiencia migratoria o de formas de expoliación económica que algunos autores no dudan en definir como «imperialistas», «neoesclavistas» y «colonialistas». Aunque la utilización de estas categorías es problemática (sobre todo en la medida en que se corre el riesgo de banalizar estas nociones y de provocar una pérdida de especificidad de las experiencias históricas subyacentes), el digital labor reactualiza innegablemente el debate sobre las desigualdades norte-sur.
En los países en vías de desarrollo, las actividades mal remuneradas en las plataformas suelen presentarse como la única manera de participar en el «trabajo del futuro». Sin embargo, la precarización y la inestabilidad asociadas a este tipo de empleos tienden a ampliarse hasta incluir a porciones cada vez más grandes de la población activa del norte, condenadas a entregar gratuitamente su trabajo. Se trata principalmente de las generaciones más jóvenes, aquellas que los discursos de las plataformas esencializan y reducen al rol de «nativos digitales» para así transmitir la idea de que estarían naturalmente predispuestos a compartir y a participar en línea sin exigir ninguna remuneración por su esfuerzo y su tiempo. Esta manera de condenar a la precariedad a una parte de la fuerza de trabajo mundial, mientras se somete a la otra parte a un tiempo de ocio productor de valor, surge del mismo deseo que impulsa a los capitalistas de las plataformas a debilitar el trabajo para evacuarlo mejor como categoría conceptual y como factor de producción a remunerar. Por lo tanto, y de manera paradojal, la liquidación del trabajo, cuya imposibilidad se demostró inicialmente como consecuencia de la automatización, se convierte en una posible consecuencia de la plataformización. La posibilidad de que se realice o de que se mantenga en la etapa de un intento fallido no depende de la acción sobredeterminada de un proceso tecnológico, sino del resultado de las luchas que nos esperan.
En conclusión, revisaré varias iniciativas y luchas por el reconocimiento del trabajo de las plataformas. Las acciones concretas destinadas a mejorar las condiciones de trabajo y los derechos de los usuarios-productores en las plataformas, pasan tanto por órganos intermediarios (sindicatos, coordinaciones de base, «gremios») como por instancias de regulación comprometidas en las estrategias de oposición. Además de los instrumentos de reglamentación laboral (recalificación de los trabajadores como asalariados, definición de horarios de trabajo y negociación de remuneraciones equitativas), se agregan otros dispositivos legales que establecen nuevos derechos para los usuarios-trabajadores, centrados en la protección de la privacidad, la fiscalización digital y el derecho comercial.
En otros casos, la colaboración entre usuarios, especialistas en derecho laboral y las asociaciones de defensa del consumidor digital logra generar círculos virtuosos que promueven nuevas formas de organización. Estas últimas iniciativas convergen en torno a dos enfoques de la acción colectiva en la era del digital labor: el primero es el cooperativismo de las plataformas, que consiste en permitir a los usuarios el acceso a los derechos de propiedad con el fin de proponer una alternativa «popular» a las plataformas capitalistas; la segunda reflexiona sobre la articulación de los paradigmas de los bienes comunes, proponiendo reconocer y remunerar colectivamente el trabajo no visible de los productores de datos, permitiendo así una redistribución del valor producido por los usuarios.

Reindexar el trabajo: un modo de acción

Las plataformas digitales, como se ha demostrado anteriormente, actúan como verdaderos «jardines cerrados» de la sociedad humana y, gracias a la instauración de mecanismos para maximizar la participación, estimulan la producción de datos y de información. Al tomar el trabajo como clave de lectura para interpretar estas nuevas relaciones sociales, se hace posible seguir el hilo conductor que va desde la actividad de los productores-consumidores de las redes sociales hasta la actividad de los trabajadores atípicos, de los trabajadores precarizados y de los autoemprendedores que sufren de lleno los efectos de la «uberización» de la economía.
Mediante el análisis de numerosos ejemplos y las herramientas de la sociología, las ciencias políticas, las ciencias de la gestión, el derecho y la informática, este libro busca comprender las lógicas económicas y sociales que estructuran la sociedad conformada por las plataformas digitales. También busca comprender cuáles son los mecanismos de producción y de circulación de valor que tienen lugar en ellas, las formas de dominación y los desequilibrios que ellas inducen para —finalmente— poder concebir una posible superación.
El desarrollo de este enfoque teórico exige una inversión de perspectiva: no son las «máquinas» las que hacen el trabajo de los seres humanos, sino más bien son los seres humanos los impulsados a realizar el digital labor para las máquinas, ya sea acompañándolas, imitándolas o entrenándolas. Las actividades humanas cambian, se estandarizan, se procedurizan para producir información en forma normalizada. De este modo, la automatización marca una alteración del trabajo, no su destrucción.
Al adoptar esta visión, el libro se sitúa en el centro de un debate que hoy concierne tanto a la informática como a la filosofía y que explora los límites del programa epistémico de la inteligencia artificial. Varios autores denuncian ahora el relato ideológico que ve en la automatización completa el «destino manifiesto» de nuestra infraestructura tecnológica actual (cf. «Capítulo 8»). Sin embargo, el discurso promocional (económico y cultural) sobre la automatización oculta la realidad del mercado en el que surgen estas soluciones. Desde Uber hasta Google, pasando por Amazon y Facebook, los modelos de negocio de los gigantes digitales no aspiran a comercializar poderosas «inteligencias totales», sino dispositivos que, en realidad, tienen un componente importante de contribución humana. Esta es la realidad de la inteligencia artificial en la época de la GAFAM (según las siglas que designan a las principales empresas web por sus cinco líderes históricos: Google, Apple, Facebook, Amazon, Microsoft). Se trata de inteligencias artificiales débiles: no hay vehículos autónomos, sino pilotos automáticos a bordo que ayudan al conductor humano; no hay un software que decide por nosotros, sino una interfaz de voz que nos ayuda a decidir; no hay un médico-robot que diagnostique y trate, sino una base de datos consultable que ayuda a la toma de decisiones en el ámbito médico.
Tomar posición en este primer debate también nos lleva a intervenir en un segundo debate, a saber, el relativo al «fin del trabajo». Desde la segunda mitad del siglo xx, ha habido voces que ven en el aumento del desempleo causado por la tecnología de la información una señal del inevitable colapso del valor-trabajo, pero también ha habido voces más cautelosas que destacan la constancia de la centralidad del trabajo dentro de la experiencia humana. Sin duda que este trabajo cae resueltamente en este segundo campo, pues la capacidad de los dispositivos automáticos de tomar el lugar de los trabajadores humanos no solo es bastante relativa, sino que, además, las profecías que se han hecho al respecto han demostrado ser falsas. Sin embargo, este libro también aporta otro elemento de reflexión a este debate al insistir en la superposición, a través de la automatización, entre los procesos de deslocalización y ocultación del trabajo. Más que la desaparición programada del trabajo, asistimos a su desplazamiento o disimulación fuera del campo de visión de los ciudadanos, pero también de los analistas y responsables políticos, prestos a adherirse a las storytelling de los capitalistas de las plataformas.
La relación entre la automatización y el trabajo implica la existencia de mercados en donde el digital labor se vende a cambio de remuneraciones monetarias, simbólicas o en forma de servicios. Para prosperar e innovar, las plataformas necesitan el trabajo de seres humanos a quienes no clasifican como trabajadores, sino como «usuarios». Al establecer este punto, esta investigación permite desarrollar otra línea argumental que forma parte de la reflexión sobre los aspectos cualitativos del trabajo en un régimen de transformación digital. En el marco de esta reflexión se oponen dos visiones: las que se preocupan por la fragmentación de la condición salarial y las que insisten en las oportunidades en términos de movilidad, flexibilidad e, incluso, de autonomía de los trabajadores en el contexto actual. Estos últimos abogan a que los mercados sean finalmente más respetuosos con las opciones de vida de los trabajadores (cf. «Capítulo 7»). El digital labor pone en evidencia las profundas tensiones entre el trabajo «para otros» y el trabajo «para sí», exponiendo principalmente a los usuarios-productores a los riesgos de precariedad y exclusión social. Las plataformas adoptan un estilo particular de gestión de las actividades productivas que consiste en poner a trabajar a un número cada vez mayor de personas y, al mismo tiempo, dejarlas fuera del trabajo, porque su lugar se sitúa fuera de las modalidades clásicas de la relación laboral.
El trabajador de las plataformas se encuentra, entonces, aplastado entre las proclamas de independencia y las condiciones materiales que lo exponen a remuneraciones bajas o inexistentes, a ritmos y objetivos impuestos desde el exterior, a una separación entre el gesto productivo y el fruto del mismo. Incapaz de dar sentido espontáneamente a lo que hace, debe tratar de «apropiarse de su trabajo» a través de la constitución de comunidades y nuevas formas de organización, es decir, desviando y reformulando las reglas que vienen de arriba, de los inversionistas, de los diseñadores de algoritmos que estructuran las inteligencias artificiales según lógicas poco transparentes.
El último pilar del enfoque teórico que se propone aquí y el último debate en el cual se desarrolla este libro están relacionados con la capacidad del digital labor de ser un catalizador de conflictos sociales y un motor de cambio social. La formación de una subjetividad colectiva en relación con este trabajo no se puede realizar de manera espontánea y lineal: ella será el resultado tanto de las luchas por el reconocimiento de las actividades en las plataformas como del trabajo, de los datos como entidades informativas «producidas» por los usuarios, y de los sistemas automáticos como lugares de negociación y confrontación social. Este libro retoma, entonces, la tradición operaísta y la «teoría italiana», cuyos variados autores han ayudado a pensar los procesos de externalización y socialización del trabajo, pero también los efectos de absorción de la vida en la esfera del trabajo. Hablamos de una forma de polinización que en el actual régimen del capitalismo cognitivo se extiende mucho más allá del empleo asalariado y las actividades de mercado, los bienes comunes y el consumo.
Los capítulos que siguen representan una ocasión tanto para actualizar como para enmendar ciertos aspectos de esta tradición de pensamiento, a menudo demasiado preocupado por el cumplimiento de la profecía marxista del general intellect y dispuesto a sacrificar en este objetivo la atención a las condiciones materiales del trabajo en la era de las tecnologías informativas. El digital labor pretende justamente dotar a esta reflexión, hasta ahora orientada al reconocimiento del «trabajo inmaterial», de un anclaje concreto: el del dedo que presiona sobre la pantalla o sobre el ratón, y que de esta manera no solo produce un clic —la tarea más fragmentada y la más adaptada para la formación de las inteligencias artificiales—, sino que también entrega su etimología original a este tipo de trabajo que luego definimos justamente como digital.

Antonio A. Casilli (1972) es profesor de Sociología en Télécom ParisTech e investigador asociado en el Laboratoire d’Anthropologie Critique Interdisciplinaire de la Escuela de Estudios Superiores en Ciencias Sociales (EHESS) de París. Sus trabajos de investigación se enfocan en el impacto de las tecnologías industriales en la sociedad, así como en la influencia de las culturas digitales en la vida cotidiana de las personas. Entre sus obras más reconocidas se encuentran La Fabbrica libertina. De Sade e il sistema industriale (1997), Les liaisons numériques: Vers une nouvelle sociabilité? (2010) y En attendant les robots. Enquête sur le travail du clic (Seuil, 2019; traducida al español como Esperando a los robots. Investigación sobre el trabajo del clic), que ganó el Premio de la Fundación Colbert 2021.

Cubierta: Descargar

Ficha del libro: Descargar

Be the first to review “Esperando a los robots. Investigación sobre el trabajo del clic (NOVIEMBRE, 2021)”