El síndrome del copiloto o el extraño destino de las olas | Punto de Vista Editores
Cart 0
el-sindrome-del-copiloto-cub-510x652

El síndrome del copiloto o el extraño destino de las olas

Dimensiones: 13,5×21 cm
Encuadernación: Rústica con solapas
ISBN: 978-84-18322-78-5
Nº de páginas: 136

15,90 

Marina está sola en medio del mar a bordo del Peter Pan. Acostumbrada a viajar en el asiento de copiloto y a no decidir ni el rumbo ni las maniobras de su propia vida, realiza una travesía hacia Tánger con el fin de cumplir el último deseo de su pareja. Pero Óscar ya no está aquí para guiarla y el viaje se convertirá en una auténtica odisea.
Los sueños recuperados, la lucha contra los elementos, la pelea por la libertad y el recuerdo de Óscar hacen a El síndrome del copiloto heredera del espíritu de El viejo y el mar, La Odisea, Cinco horas con Mario y Magnolias de acero en su reverso más luminoso.

Adaptación teatral libre de la novela Mujeres que compran flores

«Una historia que llega. Todo es tan cercano, tan auténtico que duele. Un recordatorio de lo mucho que podemos conseguir si nos arriesgamos. Una lectura para recordar».
Papel en blanco

«Se trata de una historia emotiva y tremendamente sentimental, con un texto plagado de frases hermosas, motivantes y reflexivas».
Regina Sotorrío, Diario Sur

«Una emocionante adaptación del best seller Mujeres que compran flores».
Revista Godot

Día 1

Sobre el oscuro, surge la voz de Marina y el murmullo de las olas.

MARINA. Nunca he improvisado antes así que estoy algo nerviosa. Pero la vida es una función sin ensayos. Un estreno a pelo. Me lo ha enseñado su marcha.

Se impone el sonido del mar. Luces. Una cúpula de estrellas. En el escenario se van dibujando los elementos de un velero: dos cabos con las velas enrolladas, los cables de los guardamancebos y la rueda. En puerto, surge la figura de Marina. Va descalza y viste algo neutro y blanco que recorta su figura en la nada como una estrella. Desenrolla el cabo de la cornamusa.

MARINA. Yo siempre he tenido pánico escénico. Por eso era mucho más fácil entregarle el papel protagonista de mi vida a otro. Quiero decir que no quería ser la coprotagonista, sino un secundario en el programa de mi propia vida. Pero esta vez me he prometido hacer el esfuerzo y situarme en el centro de mi historia.

Marina arroja el cabo al barco y se adentra en la oscuridad del escenario mientras suena su voz grabada en la semioscuridad rota por las estrellas.

VOZ GRABADA. La vida es una función sin ensayos, un estreno a pelo. Me lo ha enseñado tu marcha. Me lo ha enseñado tu marcha. Me lo ha enseñado tu marcha…

Ahora la luz viene de mar como si bajo el barco fosforeciera un banco de peces. El Peter Pan, como vemos que se llama el barco, es una linterna invertida, un escenario en miniatura dentro del escenario. En la base de su casco semitranslúcido, hay libros acumulados. Marina ha subido a la nave y carga una urna de metal bajo el brazo. Prueba varios lugares donde situarla y, finalmente, la amarra tras la rueda. Se sienta delante de ella.

MARINA. (Graba.) Día uno: ¿quién soy yo desde hace unos meses? Esa mujer de cuarenta que no salía de casa sin maquillar porque en el fondo nunca le gustó su cara y que, sin embargo, ahora no recuerda la última vez que se lavó el pelo. (Pausa.) Esa mujer a la que todos dicen que tiene que seguir viviendo porque los duelos no pueden durar más de un año, y punto. (Pausa.) Me llamo Marina. Y nunca fui yo sola. Siempre fui con él. (Pausa la grabación. A la urna.) Ya ves, cariño… por fin te he desembalado. He probado a dejarte sobre la mesa del salón, dentro del armario de la cocina y en la mesilla de tu camarote. Entonces me he dado cuenta de que no podría dormir allí y me he hecho la cama en el salón. Qué cosas… vuelves a tener tu habitación propia y yo no. Pero ahora creo que donde más te gustaría estar es aquí. Al fin y al cabo, es tu sitio. ¿Te gusta? (Pausa.) ¿Qué quiero decir con «siempre fui contigo»? Pues que no hay una sola foto en la que salga sola. Siempre salías conmigo, o eras tú quien me miraba tras el objetivo.

Se levanta. Consulta el medidor.

MARINA. Cinco nudos. He dejado atrás el puerto de Cartagena. (Se chupa el dedo y lo levanta.) Pero esto no ayuda. Ya lo decías tú: «El que sale a pasear siempre lleva el viento a favor porque lo va buscando». Por eso tengo el viento en contra, ¿verdad? Porque yo tengo una misión: (Graba) Marina, una mujer a la que siempre le gustó el mar… de pequeña (Borra y graba) que le aterrorizaba el mar, decide (Borra y graba) le hacen prometer, la obligan a hacer una travesía de ocho jornadas hasta cruzar el Estrecho. Nada menos. Y sola. Y sobre un barco que no sabe navegar… sola. ¿Es una suicida? Puede ser. En teoría lo hace para cumplir una promesa a su marido: tirar sus cenizas en Tánger, su lugar favorito. Una Odisea. Con libertad. Sin miedo. Casi nada. (Corta. A la urna.) Y voy a hacerlo, Óscar… Bueno, casi. El viaje no, porque es una locura y me lo pediste cuando ya no estabas en tus cabales, pero sí estoy sacando tu barco hasta altamar y mañana tempranito, te tiraré… donde aún se vea la costa.

Corta. Transición temporal. Ya es de día y Marina está contemplando el mar.

MARINA. (A la urna.) Qué bonito está el mar, ¿a que sí? Con un poco de oleaje, como a ti te gustaba. Esperaré un rato y, cuando el sol esté en lo más alto, nos despediremos. ¿Te parece?

Abre su portátil.

MARINA. (Lee.) Ocho días empezando en Cartagena y terminando en Tánger… Qué chaladura. ¿De verdad me creíste capaz?

VOZ DE ÓSCAR. (Off.) Marina, cuando leas esto ya no estaré aquí, pero, he pensado en todos los detalles. Tienes que hacer cien horas sobre el Peter Pan, y no puedes fallar en tus cálculos, o se te acabará el combustible.

MARINA. Y los víveres. Y el agua. Solo con pensarlo me muero, ¿entiendes?

VOZ DE ÓSCAR. No te olvides de sacar todos los permisos. Te he dejado los enlaces.

MARINA. Pero, Óscar, no me he sacado ni el permiso de conducir de mi propia vida. Siempre viajé en el asiento del copiloto, el rumbo ya lo decidías tú y yo era tu mochila.

VOZ DE ÓSCAR. Tendrás que hacerte con el mando de la nave, Marina. Los barcos son como los caballos, si no les tiras fuerte de las riendas, te la juegan.

MARINA. Esa es otra: ¿se habrá dado cuenta el Peter Pan de que va sin patrón? (Pausa.) Qué extraño es el tiempo y qué poco científico… Todo ha sucedido tan rápido: cerrar la casa, decidirme a sacar el Peter Pan, cumplir tu encargo. Porque nos juramos amor eterno, Óscar, pero si hay algo que he aprendido desde que te fuiste es que la eternidad también caduca.

[…]

Vanessa Montfort (Barcelona, 1975) es novelista y dramaturga, y está considerada como una de las voces más destacadas de la reciente literatura española. Licenciada en Ciencias de la Información, ha publicado El ingrediente secreto (XI Premio Ateneo Joven de Sevilla, Algaida, 2006); Mitología de Nueva York (XI Premio Internacional de Novela Ateneo de Sevilla, Algaida, 2010); La leyenda de la isla sin voz (Premio Internacional Ciudad de Zaragoza a la mejor novela histórica, Plaza & Janés, 2014); Mujeres que compran flores (Plaza & Janés, 2016), que ha triunfado en España, Italia y Latinoamérica, y cuyos derechos han sido vendidos a Francia, Portugal, Alemania, Noruega, Corea, Bulgaria, entre otros países; y El sueño de la crisálida (Plaza & Janés, 2019). Su última novela es La mujer sin nombre (Plaza & Janés, 2021) en la que recupera el personaje de María Lejárraga, la primera dramaturga española, cuyos textos fueron firmados por su marido. Entre sus obras teatrales destacan Flashback, La cortesía de los ciegos y Tierra de tiza, escritas para el Royal Court Theatre de Londres; La Regenta, versión libre de la novela de Clarín; El galgo (Teatro Autor Fundacion SGAE, 2013; Oberón Books, 2018); Sirena negra, llevada al cine por Elio Quiroga (Festival de Sitges, 2015); El hogar del monstruo (Autores en el Centro, CDN, 2016) y Firmado Lejárraga (Antígona, 2021) sobre la vida y obra de María Lejárraga, finalista a los Premios Max 2020 a la Mejor Autoría Teatral. En 2022 estrenó como autora El síndrome del copiloto –que también dirige– y La Tofana. También es coautora de la serie de teatro radiofónico para BBC One Five Seven Years. Algunas de sus obras han sido estrenadas en España, Rumania, Italia, Francia y Reino Unido, y sus dramaturgias han sido traducidas al inglés, francés, rumano e italiano.

Cubierta: Descargar

Ficha del libro: Descargar

Be the first to review “El síndrome del copiloto o el extraño destino de las olas”