Carne de ataúd (ebook) | Punto de Vista Editores
Cart 0
carnedeataud-cub-510x652

Carne de ataúd (ebook)

7,99 

Eugenio Casasola trabaja como cronista de nota roja en El Imparcial. Una serie de asesinatos le pone sobre la pista de El Chalequero, asesino en serie ya encarcelado por matar prostitutas. Murcia, amante de Eugenio, fue una de sus víctimas. Una médium, Madame Guillot, lo ayudará a comunicarse con su espíritu y lo llevará a conocer los secretos del más allá. Mientras tanto el inspector de policía Rougmanac cuenta con un plan secreto para acabar con la ola de crímenes que asola la ciudad.

En Carne de ataúd conviven los feminicidios, la represión a la prensa, la corrupción y la violencia que se vivió en las primeras décadas del siglo xx en Ciudad de México. El autor, Bernardo Esquinca, ha trazado una serie de novelas policiacas –la saga Casasola– que tiene por protagonista a un reportero que escribe sobre historias de violencia y que habla en sueños con los muertos.

«Su estilo es directo, sencillo, profundo y acogedor. Cada enigma será resuelto en su momento. Se percibe que aspira a la perfección y esto lo convierte en un novelista de respeto.»
Elmer Mendoza, El Universal

«Bernardo Esquinca ha logrado reinventar el género del terror en lengua española y alternarlo con la novela negra para crear un programa narrativo de gran calidad y distinción que día tras día gana más público. Muy pocos escritores en la actualidad pueden presumir este ensamble de arrojo literario, saber histórico, inteligencia y amenidad que caracteriza a Bernardo Esquinca.»
Sergio González Rodríguez, Premio Anagrama de ensayo 2014

Prólogo

Guadalajara, marzo de 1855

El Rastro parecía el escenario de una masacre. Había charcos de sangre en el piso, salpicaduras en las paredes, vísceras apiladas en montones. El joven Francisco se acercó al lugar donde las reses colgaban bocabajo de ganchos. Estaba acostumbrado a ese olor a muerte: visitaba seguido a su padre en el trabajo. Era un olor que una vez que entraba por la nariz era muy difícil que saliera; duraba varios días y lo impregnaba todo: la ropa, la casa, incluso los pensamientos. A veces, Francisco sentía que miraba en rojo, y que el agua que bebía tenía el mismo color de la sangre.
Caminó por el suelo pegajoso, sin importarle que sus huaraches se ensuciaran con la porquería. Llegó hasta donde su padre lo esperaba, con un enorme cuchillo en la mano. Sabía lo que tenía que hacer. Y aunque ya lo había hecho en numerosas ocasiones, seguía experimentando la misma mezcla de asco y emoción de la primera vez.
Tomó el cuchillo y rajó el pecho del animal, justo a la altura del corazón. Su padre estaba listo con un vaso, y recibió el líquido. De inmediato se lo pasó a Francisco, quien bebió el contenido de un trago. La sangre estaba espesa, caliente. Cuando terminó, contuvo las arcadas, y luego se pasó la lengua por las comisuras de los labios.
Su padre le dio un coscorrón.
—Lárguese.
Su aliento olía a pulque fermentado. Francisco esperaba con ansia el día en que su padre se lo diera a probar. Estaba seguro de que, además de la sangre, esa bebida lo transformaría en un hombre viril. Por algo tenía la consistencia de los mecos. Había visto a hombres que, tras beber pulque, apuñalaban a otros con saña.
Regresó a su casa espantando las gallinas que se encontraba en el camino. Fue directo a la letrina y, paladeando los restos de sangre en sus encías, se masturbó dilatadamente.
Satisfecho, se acostó en el petate a dormir. Y soñó: tenía muchas mujeres que vivían para complacerlo. Algunas aceptaban de muy buena gana. A las que se ponían remilgosas, las obligaba. A veces con pura fuerza, otras con el cuchillo. Ellas se espantaban, y eso lo excitaba más.
Despertó. Como siempre, se puso triste. Aún no tenía el arrojo ni para someter a sus primas, como había hecho su padre, que se casó con una pariente. Miró el chaleco que colgaba de un clavo, luego sus huaraches pringosos. Tal vez debería empezar a vestirme mejor, pensó.
Y trabajar. Podría hacer zapatos.
Pagaré por mujeres.
Francisco se puso el chaleco de su padre, se miró en el trozo de espejo que colgaba sobre el aguamanil, y dijo en voz alta:
—Después les cobraré lo que me deban.

Bernardo Esquinca (Guadalajara, México, 1972) cuenta con un amplio reconocimiento por parte de la crítica y los lectores en su país. Su obra se inscribe en la llamada «ficción de lo extraño» (Weird fiction), mezclando los géneros policiaco, fantástico y de terror. Es autor de las novelas Belleza roja (FCE, 2005), Los escritores invisibles (FCE, 2009), La octava plaga (2011), Toda la sangre (Almadía, 2013) e Inframundo (Almadía, 2017), las tres últimas pertenecientes a la saga Casasola. Ha publicado Trilogía de Terror, conformada por los volúmenes de cuentos Los niños de paja (2008), Demonia (2012) y Mar Negro (2014). Junto a Vicente Quirarte, realizó la antología Ciudad fantasma. Relato fantástico de la Ciudad de México (XIX-XXI) (Almadía, 2013). Ha publicado en diarios, revistas y suplementos como La Jornada Semanal, Letras Libres, Milenio, Nexos, Reforma y Tierra Adentro. Entre sus autores de referencia se encuentran Stephen King, Cormac McCarthy, Alan Moore, Rubem Fonseca, John Connolly y su favorito, J. G. Ballard. Su trabajo está fuertemente influido por la cultura pop, el cine, las series de televisión, la novela gráfica y la nota roja.

Be the first to review “Carne de ataúd (ebook)”