(Preventa) Canción para volver a casa / Cançó per tornar a casa | Punto de Vista Editores
Cart 0
cancion-para-volver-cub-510x652

(Preventa) Canción para volver a casa / Cançó per tornar a casa

Traducción al catalán de Sergi Belbel

Dimensiones: 13,5×21 cm
Encuadernación: Rústica con solapas
ISBN: 978-84-16876-75-4
Nº de páginas: 200


Nota: Gastos de envío gratuitos solo para España.

16,00 

Renata, en plena crisis existencial, engatusa a Rita y a Greta para que acudan a visitarla al viejo caserón heredado de su madre en un remoto pueblo catalán. Veintiséis años atrás, las tres fueron responsables del primer gran éxito del dramaturgo escocés Malcolm Logan; ahora no son nada. Quiere el destino que mientras se teje este reencuentro coincidan dos hechos más. Por un lado, el célebre dramaturgo, de siempre un lobo estepario que huye de la sociedad, decide retirarse en la cumbre de su carrera para irse a vivir al bosque. Por otra parte, Jonás, hipnotista experto, acaba de vivir, junto a su ayudante Valentina, un suceso trágico que lo mantiene pendiente de un juicio. Cuando las tres amigas y los dos fugitivos coinciden en la taberna del pueblo, Renata no tiene la menor duda: ese hombre de semblante atormentado es Malcolm Logan y hay que convencerlo de que escriba para ellas su último y definitivo éxito. Por su parte Jonás, en plena crisis de identidad, no dejará pasar esa oportunidad de convertirse en el célebre y enigmático genio.

«Denise Despeyroux tiene nombre de heroína romántica francesa pero nació en Montevideo, creció en Barcelona y vive y trabaja en Madrid. Es dramaturga, directora, y hermana espiritual, a mis ojos, de Sanzol, de Daulte, de Spregelburd y de Romina Paula. O sea, que su poción mágica combina talento, pasión, y un gramo (o dos) de locura.»
Marcos Ordóñez, El País

«Un teatro con una extraordinaria sensibilidad hacia los aspectos más ignorados de la personalidad y del deseo, de la realidad y de sus perplejidades, injusticias y sinsabores.»
Alfonso Armada, FronteraD

«La ironía y el sarcasmo suavizan en ocasiones el universo dolorido de Despeyroux, presencia imprescindible en la escena española desde La Realidad.»
Javier Villán, El Mundo

Prólogo. De cómo a veces los deseos son útiles

Una mañana de enero del año pasado, recibí uno de esos mails ilusionantes que conviene no acoger con excesiva ilusión, por todos esos «casis» con los que estamos habituados a lidiar en esta profesión. En el mail, la compañía T de Teatre me preguntaba si sería posible leer mi obra Un tercer lugar. También me comunicaban que en marzo venían a Madrid con E.V.A., espectáculo que conmemoraba su veinticinco aniversario, y sugerían que podía ser una buena ocasión para conocernos. Yo sabía que una de las actrices de la compañía, Mamen Duch, había salido entusiasmada de la función. Tenía que ser ella quien había hablado de la obra a las demás, y sí, esto tenía que salir bien, ser algo más que un casi.
Yo era una gran admiradora de T de Teatre desde hacía ya un tiempo, concretamente desde que las descubrí en 2007 cuando encargaron una obra a Javier Daulte, autor que me ha inspirado tanto, y el resultado fue una aventura trepidante titulada Com potser que t’estimi tant. Tres años más tarde, en 2010, conocí a Alfredo Sanzol, justo cuando él se instalaba en Barcelona para ensayar Delicadas. En ese momento había un montón de cosas que no sospechaba. No sospechaba, por ejemplo, que Alfredo se convertiría en uno de mis autores favoritos y uno de mis amigos más queridos; no sospechaba que Delicadas sería una obra deliciosa destinada a permanecer en mi memoria y no sospechaba, por supuesto, que exactamente nueve años más tarde y después de haberme ido a vivir a Madrid entre otras cosas para poder dedicarme profesionalmente al teatro, estaría instalada en Barcelona, en un apartamento que ha ocupado hace poco Alfredo, cumpliendo el sueño de dirigir a T de Teatre en una obra de mi propia autoría.
Pero estoy anticipando sucesos, me había quedado en ese momento en que la sensatez recomendaba escatimar ilusión. Me dispuse a no pensar en el asunto durante un par de meses y apenas tuve dos semanas para intentarlo, pues aproximadamente en ese plazo recibí una llamada de Daniel López-Oròs, cofundador y productor ejecutivo de la compañía, proponiéndome nada menos que aquello con lo que yo no me estaba permitiendo fantasear: escribir y dirigir el próximo espectáculo de T de Teatre.
Me llevó varios meses convencerme de que aquello era verdad; sobre todo porque la apuesta y la confianza en un creador, con su consiguiente dosis de vértigo y de riesgo, no es algo precisamente habitual entre las compañías, las productoras y ni tan siquiera los teatros institucionales de este país. Es cierto que hay autores consolidados (autoras consolidadas muchas menos) que reciben encargos habitualmente, pero me estoy refiriendo sobre todo al grado de confianza que demostró conmigo la compañía al no ponerme prácticamente condiciones en la escritura de esa obra «a medida». Digamos que desde principio a fin (escribo este prólogo prácticamente a dos semanas del estreno) más que como un encargo, yo he recibido la propuesta como una generosa invitación a unirnos en una aventura. Todos sabíamos que habría que volar, pero jamás hubo ansiedad por diseñar un plan de vuelo.
Desde esa libertad y esa confianza fue fácil proponerles un argumento de partida que exploramos durante unas primeras sesiones que sirvieron fundamentalmente para conocernos. A partir de ahí, sus veinticinco años de experiencia como productora allanaron el camino para que ahora estemos a punto de estrenar una obra que de no habernos encontrado jamás habría existido. Por todo ello, les estaré siempre profundamente agradecida.
A veces, para volver a casa, necesitamos dar rodeos. Yo viví muchos años en Barcelona; emigré de niña con mis padres y mi hermano en circunstancias bastante traumáticas. Creo que para ninguno de nosotros fue fácil sentirse del todo en casa; el fantasma del desarraigo suele ser un compañero leal. Cuando decidí instalarme en Madrid, entre otras razones para dedicarme profesionalmente al teatro, nunca hubiera imaginado que un paso que me alejaba de Barcelona en un futuro también podría leerse como el primer paso que di para regresar. Como dice un personaje de esta obra: ¿Quién puede definir con precisión el comienzo de algo?
Partir es condición necesaria para el regreso y esta obra, como reza su título, es la canción con la que yo vuelvo a casa, o mejor, a una de mis casas, pues si una cosa me ha enseñado mi condición de desarraigada es que no es necesario sentirse de un lugar para encontrar un sitio y que ser la misma en otra parte lo cambia todo.
Un reencuentro, una confusión, una aventura y hasta una muerte trágica son los rodeos que se dan cita en esta obra para que los personajes emprendan su viaje de vuelta. Y es que la vida a veces es algo tan simple y complejo como eso: una aventura que se prolonga pero no deja de ser un regreso al hogar, al cobijo, al lugar originario donde un día pertenecimos, un reencuentro del alma consigo misma después de haberse extraviado de formas inesperadas. Un adulto es alguien que debe fundar su propio hogar, al tiempo que va encontrando su lugar en el mundo.
Esta obra es una fantasía tragicómica, una comedia desesperada donde varios seres extraviados encuentran formas extrañas de estar juntos.

Denise Despeyroux
Barcelona, junio de 2019

Denise Despeyroux (Montevideo, 1974) es autora y directora de escena con un total de quince obras estrenadas en ciudades como Madrid, Barcelona, Montevideo, Buenos Aires y Londres. Títulos como La Realidad, Carne viva, Los dramáticos orígenes de las galaxias espirales y Un tercer lugar le han valido para ser reconocida como una de las voces más singulares e interesantes de la dramaturgia española contemporánea. Además de al catalán, ha sido traducida al inglés, francés, alemán, italiano, rumano y japonés.

Sergi Belbel (Terrasa, Barcelona, 1963). Autor, guionista, director y traductor teatral. Entre sus obras teatrales destacan: Minim·mal show (coescrita con Miquel Górriz), Elsa Schneider, Tàlem, Caricias, Después de la lluvia, Morir, La sangre, El tiempo de Planck, Forasteros, Móvil, En la Toscana, Fuera de juego, Les roses de la vida y Si no te hubiese conocido. Ha ganado diversos premios: el Premio Marqués de Bradomín, el Premi Nacional de Literatura Dramàtica de la Generalitat de Catalunya, el Premio Nacional de Literatura Dramática del Ministerio de Cultura, el Premi Nacional de Teatre de la Generalitat de Catalunya, el Premio Max de las Artes Escénicas a la proyección Internacional y el Premio Ciutat de Barcelona de las Artes Escénicas, entre otros.

Cubierta: Descargar

Ficha del libro: Descargar

Be the first to review “(Preventa) Canción para volver a casa / Cançó per tornar a casa”